Giant anteater walks through burnt grassland area, Emas NP, Brazil.

Las soluciones al cambio climático incluyen reducir el consumo de carne

Blog

Por

Nuestro sistema alimentario ahora está bajo el foco de atención en la carrera para encontrar soluciones al cambio climático. Los gobiernos deben dejar de pasar por alto el número cada vez mayor de víctimas que la producción intensiva se está cobrando en nuestro planeta.

Investigación de causas y soluciones del cambio climático 

A principios de este año, el panel de expertos del IPCC hizo un llamado a la acción para abordar el rol de nuestro sistema alimentario en el cambio climático. El IPCC enfatizó que incluso si todas las emisiones de combustibles fósiles fueran eliminadas de inmediato, las emisiones del sistema alimentario por sí solas pondrían en peligro el objetivo de limitar el calentamiento global a muy por debajo de los 2ºC y preferiblemente a 1,5ºC. 

La producción intensiva, conocida como granjas industriales, casi siempre se pasa por alto como culpable del clima dentro del sector de la alimentación y la agricultura. Sin embargo, con la creciente demanda de carne en muchas partes del mundo, la nueva investigación de World Animal Protection ha capturado el alarmante costo climático del consumo de carne de cerdo y de aves de corral en los mayores productores del mundo. Sin embargo, existen soluciones para hacer frente al cambio climático: a través de reducciones sustanciales en el consumo de carne. 

Impactos climáticos de las granjas industriales 

La producción de carne de cerdo y de pollo a menudo se pasa por alto como contribuyente al cambio climático, a pesar de la asombrosa producción anual de 69 mil millones de pollos y 1.5 mil millones de cerdos, principalmente en crueles granjas industriales. 

El informe “El cambio climático y la crueldad” capturó los impactos ambientales y del cambio climático de la producción de carne de cerdo y pollo de granja en los cuatro puntos críticos de producción industrial más grandes del mundo: Brasil, China, EE. UU. y los Países Bajos (en representación de Europa). 

Impacto ambiental de la producción intensiva

Los investigadores recopilaron datos sobre la producción de cultivos para alimentar a los animales de granja, desde los niveles de agua y energía utilizados en el crecimiento y procesamiento, hasta el uso de pesticidas y fertilizantes y el impacto del transporte una vez que se cosecha el cultivo. 

También recopilaron datos de informes existentes y expertos de la industria sobre: el uso de energía en granjas industriales para iluminación y calefacción; los gases de efecto invernadero creados por el estiércol animal; y las emisiones de transporte producidas por la industria agrícola. Luego utilizaron estos datos de referencia para modelar escenarios futuros de impacto climático y ambiental en 2030, 2040 y 2050. 

La investigación encontró que actualmente, las emisiones en los mayores productores mencionados equivalen a mantener 29 millones de automóviles en la carretera durante un año.  

La producción de alimentos para animales es especialmente destructiva  

Los impactos ambientales y de cambio climático más significativos dentro del sistema de producción intensiva son creados por la producción de cultivos utilizados para alimentar a los animales de granja. El aumento de la demanda mundial de cultivos para la alimentación animal impulsa la deforestación, lo que hace que se libere carbono a la atmósfera cuando se talan los árboles y la agricultura altera el suelo. 

Impacto ambiental de la producción de alimentos para animales de granja

Nuestro sistema alimentario global está roto y es ineficiente 

Brasil es el mayor productor y exportador mundial de cultivos de soja para alimentar a los animales de granja, al mismo tiempo que utiliza materia prima para sus propios animales de granja. Cuando se considera la deforestación para cultivos destinados a alimentar a los animales de granja, se triplica con creces el impacto climático de la producción de carne de pollo en Brasil.  

Del mismo modo, al observar el impacto del carbono de la producción intensiva en países que dependen de las importaciones de alimentos para animales de Brasil y otros lugares, se duplica el impacto general sobre el cambio climático de la carne de granjas industriales en los Países Bajos y aumenta el impacto en más de una vez y media veces en China. 

En última instancia, usar la tierra para cultivar granos para alimentar a los animales de granja que eventualmente se convertirán en nuestro alimento es una práctica altamente ineficiente y destructiva. Por cada 100 calorías de cultivos que se alimentan a los animales de granja, solo 17-30 calorías llegan a los humanos en nuestra cadena alimentaria. La carne y los productos lácteos proporcionan solo el 18% de las calorías totales y el 37% de las proteínas para los seres humanos, pero utilizan el 83% de las tierras de cultivo. Es mucho mejor cultivar cultivos que alimenten a los humanos directamente a través de dietas basadas en plantas. Este

Soluciones para hacer frente al cambio climático y la crueldad animal 

Cada año se crían más de 80 mil millones de animales, la mayoría confinados en granjas industriales donde sus vidas son breves y llenas de sufrimiento. Los pollos de carne viven aplastados contra decenas de miles de otros pollos, sin espacio para batir sus alas o posarse como lo harían naturalmente. 

Una madre cerda vive su vida en una jaula, incapaz de darse la vuelta, mordiendo las barras de acero a su alrededor con frustración, causándole lesiones. Además, sus lechones le son arrebatados a los 21 días de edad, les cortan la cola y los dientes y castran a los machos

Los beneficios ambientales de comer menos carne son medidos 

La investigación encargada por World Animal Protection es el primer estudio del mundo que mide los posibles beneficios climáticos y ambientales de comer menos pollo y cerdo de granjas industriales, al mismo tiempo que se pone fin a las prácticas más crueles en las granjas industriales y mejora las condiciones de vida de los miles de millones de animales que actualmente están atrapados en estos sistemas.     

La investigación encuentra que no hay una diferencia significativa entre los impactos climáticos de la producción intensiva convencional y la producción intensiva de mayor bienestar donde los cerdos ya no se mantienen en jaulas, los pollos tienen más espacio para moverse, los animales no son mutilados y se utilizan métodos de crianza de mayor bienestar para garantizar que crezcan a un ritmo que no les imponga dolorosos problemas de salud. 

Esto significa que no hay excusa para que la industria evite poner fin a las prácticas más crueles para los animales que permanecen en las granjas industriales.    

La mejor forma de proteger a los animales y luchar contra el cambio climático 

Los aumentos en el consumo general de carne en las próximas décadas exacerbarán aún más los impactos climáticos de las granjas industriales.  

Los investigadores también midieron el impacto de las dietas que contienen menos pollo y cerdo, así como los escenarios en los que las personas "comen menos y mejor", lo que significa que no solo comen menos pollo y cerdo, sino que también eligen carne de mayor bienestar cuando lo hacen. 

Comer menos y mejor  

La investigación encuentra que una reducción del 50% en el consumo de pollo y cerdo para 2040, junto con una adopción del 50% de productos de mayor bienestar reduciría a la mitad los impactos climáticos anuales de la producción de pollo y cerdo en los cuatro puntos críticos de producción analizados. Esto equivaldría a sacar de circulación a 45 millones de automóviles durante un año en los cuatro puntos críticos combinados. 

La mejor manera de proteger a los animales y hacer frente al cambio climático es poner fin a la producción intensiva, comenzando con la prohibición de nuevas granjas industriales. Las reducciones sustanciales en la producción y el consumo de carne ayudarán a desfinanciar la producción intensiva y desbloquearán el futuro humano y sostenible que necesitamos. 

La producción intensiva no es una condición previa para la seguridad alimentaria, la socava. Si bien nuestra investigación se centra en puntos críticos específicos de producción intensiva, el mensaje global es claro: debemos repensar el impulso actual de construir más granjas industriales en partes del mundo donde la demanda de carne está aumentando con mayor rapidez. Más granjas industriales cobrarían un alto precio en nuestro clima y condenarían a miles de millones de animales más a una vida de sufrimiento.  

World Animal Protection hace un llamado a los gobiernos para que respondan al cambio climático de la siguiente manera: 

  • Dejar de aprobar nuevas granjas industriales ahora. Los gobiernos son el actor clave a la hora de subvencionar la producción intensiva. Tienen el poder de cambiar las decisiones políticas y de financiación, para alejarse de las granjas industriales y apoyar sistemas alimentarios humanos y sostenibles.  
  • Introducir y hacer cumplir los estándares mínimos de bienestar de los animales de granja (FARMS), para poner fin a las peores formas de sufrimiento en las granjas industriales restantes. 

Cómo puedes ayudar 

  • Únete a nuestro llamado a los gobiernos para que dejen de aprobar nuevas granjas industriales. 
  • Come menos y mejor. Al consumir menos productos animales y elegir opciones de mayor bienestar puedes ayudar a proteger nuestro clima, el planeta y los animales.  

Lee el reporte completo

Contenido relacionado: 

Las instalaciones de una granja industrial cubiertas casi en su totalidad por una inundación. Imagen de: Nick Schafer Media / We Animals Media

Estudio: Granjas industriales son responsables del cambio climático

Noticias

Un nuevo estudio muestra cómo las granjas industriales contribuyen al menos con el 11% de los gases de efecto invernadero, lo que empeora los desastres climáticos.

Vista aérea de cultivos de soja cercanos al Área Protegida de la Serra da Tabatinga.

Proveedor de carne más grande del mundo contribuye con la deforestación ilegal

Noticias

Investigación revela cómo el proveedor de carne más grande del mundo compra granos provenientes de zonas donde hábitats naturales fueron destruidos.

Clientes disfrutan de comida rápida a base de plantas.

5 consejos para reducir tu consumo de productos animales

Blog

Si has decidido optar por una alimentación más basada en plantas este año y reducir tu consumo de productos de origen animal ¡estamos aquí para ayudarte a tener éxito!

Blog del Equipo

Más sobre