Los lechones soportan dolorosas mutilaciones en las granjas industriales. Es hora de poner fin a su sufrimiento

Publicado el 16/09/2019 by Blog del Equipo

Al ser uno de los animales que más se crían de forma intensiva en el mundo, los lechones nacen a una vida de maltratos. Queremos cambiar la vida de los cerdos, para siempre.

In the wild, piglets stay with their mothers until they are between 10 and 14 weeks old, when they are old enough to face the world. This is in stark contrast to the life they face on a factory farm.

Como parte de su naturaleza, los lechones permanecen con sus madres hasta que tienen entre 10 y 14 semanas, momento en el que tienen la edad suficiente para enfrentarse al mundo. Esto está en marcado contraste con la realidad que enfrentan en una granja industrial.

En las granjas industriales, las cerdas reproductoras son vistas como meras máquinas capaces de producir cuántas crías sean posibles con vida; y sus lechones son arrancados cuando solo tienen tres semanas de edad, a veces incluso más jóvenes.

Los lechones experimentan el sufrimiento desde el momento en el que nacen hasta que mueren cruelmente.

Un lechón en una granja industrial 

Sus instintos naturales son ignorados

La madre cerda tiene el instinto natural de anidar para prepararse para el nacimiento de sus lechones, pero no puede hacerlo en la jaula de acero en la que vive; esta es la realidad de las cerdas en las granjas industriales. 

Cuando nacen sus lechones, la madre cerda no siempre puede interactuar directamente con ellos para así formar un vínculo. Las cerdas se crían para tener camadas tan grandes que ni siquiera hay suficientes tetinas para alimentar a todos sus lechones.

Mutilaciones dolorosas

La mayoría de las personas no son conscientes de que en su primera semana de vida, los lechones se ven obligados a soportar dolorosas mutilaciones, a menudo sin anestesia.

Esto incluye cortarles la cola, hacer muescas en las orejas para identificarlos, cortar sus dientes y castrar a los lechones machos.

Arrancados a su madre

Los lechones son separados de su madre para que esta pueda volver a tener otra camada tan pronto como sea posible. 

Esto no solo causa un gran trauma y sufrimiento tanto para la madre como para los lechones, sino que también tiene implicaciones para la salud de los cerdos y las personas.

 

Colas de cerdo cortadas en una granja industrial 

Los lechones destetados demasiado pronto tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades, lo que significa que los granjeros les administran antibióticos de forma sistemática para tratar de evitar que se enfermen, en lugar de mejorar su forma de vida y administran los antibióticos solo a cerdos verdaderamente enfermos. 

El uso excesivo de antibióticos en las granjas industriales está contribuyendo al surgimiento y programación de superbacterias, que luego pasan a las personas. Cuando las superbacterias pasan de los animales a las personas, nos hacen menos capaces para enfrentar las enfermedades.

Las personas quieren un cambio

Sabemos que las personas quieren que los lechones tengan una vida digna. 

Una encuesta realizada por World Animal Protection en 11 países de Europa, América y Oceanía demuestra que las personas se horrorizan cuando se enteran del trato que sufren las madres cerdas y los lechones.

Más del 60% de las personas en cada país dijeron que "probablemente" o "definitivamente" no comprarían carne de cerdo en un supermercado que provenga de granjas industriales donde los lechones experimentan maltratos como las mutilaciones ya mencionadas. 

Entre el 80% y el 93% de las personas encuestadas en cada país también creen que es importante que los cerdos se críen “con estándares de bienestar más altos ".

Los cerdos no tienen que vivir este sufrimiento

Desde 2018, hemos estado haciendo campaña para lograr mejores estándares de bienestar para los cerdos a nivel mundial a través de nuestra campaña “Críen bien a los cerdos”. 

Desde el lanzamiento de nuestra campaña, más de 375.000 personas han pedido a los supermercados, incluidos Tesco, Walmart y Carrefour, que introduzcan mejores estándares de bienestar para los cerdos en sus cadenas de suministros. También logramos que Tops Market en Tailandia y Kroger en los EE. UU. se comprometieran a eliminar gradualmente las jaulas para las madres cerdas. 

Hemos reunido a expertos de la industria mundial, a gobiernos y a la sociedad civil para discutir la mejor manera de eliminar el sufrimiento de los cerdos. 

Publicamos un caso comercial, que describe cómo las principales empresas productoras de cerdos de todo el mundo han descubierto que las prácticas de mayor bienestar para los lechones pueden tener un impacto positivo para los animales y también para los negocios.

Pictured: a piglet in a cage on a factory farm.

Un lechón detrás de barras de acero en una granja inudstrial 

Lo que solicitamos está respaldado en hechos

Los cerdos son tan inteligentes como un niño de tres años y tienen una variedad de comportamientos similares a los de las personas. Pero, en granjas industriales crecen en corrales de hormigón estrechos y sin nada que hacer, lo que hace que surjan comportamientos como morderse la cola unos a otros como una manera de dirigir frustración.  

Sin embargo, la eliminación de sus colas (sin anestesia en muchos casos) no resuelve el problema.

Darles a los cerdos más espacio y material de estímulo, como la paja u otros materiales comestibles, funciona y da como resultado que los animales se estresen menos y se minimice el mordisco de la cola.

Al permitir que los lechones permanezcan con su madre por más tiempo antes del destete y darles más espacio enriquecido para que expresen un comportamiento natural, hace que los cerdos son más felices y saludables.

Tienen mejor inmunidad y son menos susceptibles a las enfermedades, lo que reduce significativamente la necesidad de antibióticos de rutina: este cambio es bueno para los cerdos y bueno para las personas.

Moviendo a las empresas para proteger a los cerdos

Si bien hacemos campaña para que las personas reduzcan su consumo de carne, no podemos ignorar el hecho que la demanda de carne es una realidad. Es vital que los cerdos tengan una vida sana y buena.

Un lechón sostenido por personal de WAP en una granja industrial. 

Si bien hacemos campaña para que las personas reduzcan su consumo de carne, no podemos ignorar el hecho que la demanda de carne es una realidad. Es vital que los cerdos tengan una vida sana y buena.

Los supermercados son los mayores compradores y vendedores de carne de cerdo y les importa lo que piensen sus clientes y dónde gasten su dinero. 

Cuantas más personas ejerzan presión sobre los supermercados para mejorar el bienestar de los cerdos y pidan opciones con alto bienestar, más probabilidades hay de que escuchen y los lechones pueden liberarse de una vida de sufrimiento.

Podemos lograr un mundo compasivo y sin crueldad para los lechones y todos los animales de granja del mundo.

Toma acción 

El cambio inicia por ti. 

Reduce tu consumo de carne

Si decides consumir proteína animal, hazlo solo de opciones de alto bienestar.

Únete a nuestro movimiento por los animales 

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe noticias, consejos e información sobre nuestras campañas abiertas: 

Suscríbete ahora

Suscribir
Indicates required field

Marca ambas casillas para saber de nosotros:

18

World Animal Protection no venderá ni intercambiará su información con terceros. Si deseas dejar de recibir noticias nuestras o cambiar la forma en que nos comunicamos, envíe un correo electrónico a infola@worldanimalprotection.org. Para obtener información sobre cómo usamos sus datos y cómo mantenemos sus datos seguros, lee nuestra política de privacidad.

10 + 8 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.