Lechon en una granja industrial

Diferencias clave entre las granjas industriales y las granjas de alto bienestar animal

Blog

Por

A menudo nos puedes escuchar aquí en World Animal Protection denunciando la crueldad y los daños de la producción intensiva, conocida como granjas industriales, e impulsando para que haya más granjas de alto bienestar animal en el mundo, pero ¿cuál es la diferencia? Para los animales, es abismal. Continúa leyendo.

Las granjas industriales tratan a los animales como engranajes de una máquina, tratando de sacarles el máximo provecho e invertir lo menos posible en el sistema.

Una “granja industrial” es un sistema de cría de animales donde las prácticas de crianza animal no reconocen la sintiencia y necesidades de los animales y donde los impactos negativos en el bienestar animal, el medio ambiente y las personas trabajadoras son significativos; pero no se tienen en cuenta en los costos de producción.

El negocio de las granjas industriales se caracteriza por una gestión concentrada y altamente corporativizada, procesos optimizados, altos volúmenes de producción y un fuerte enfoque en minimizar los costos y maximizar la producción.

Básicamente, una granja industrial trata a los animales como engranajes de una máquina, tratando de sacarles el máximo provecho e invertir lo menos posible en el sistema. 

Estas granjas suelen estar extremadamente pobladas, con más de decenas de miles de animales en un solo lugar. Los animales se crían para un crecimiento rápido y se alimentan con dietas ricas en energía para ganar más peso a tasas no naturales (para animales criados para carne) o para producir mayores rendimientos (para animales productores de leche y huevos). 

Los entornos son muy estresantes para los animales y, como resultado, su salud se ve comprometida continuamente, lo que lleva al uso regular de antibióticos para prevenir la aparición de enfermedades. 

Las granjas industriales son bastante diferentes para cada especie, al igual que las soluciones que implementan los sistemas de producción de alto bienestar. 

Cada animal es único, pero hay algunas formas generales en las que diferenciamos una granja industrial de una granja de alto bienestar para las distintas especies. 

Cerdos en granjas industriales  

Cerdo en una granja industriales

Crédito de imagen: Andrew Skowron

Más de 70 millones de cerdos viven actualmente en granjas industriales solo en los Estados Unidos. De estos, aproximadamente 7 millones se usan para la reproducción y están confinadas durante la mayor parte de sus vidas a jaulas áridas y restrictivas que no les permiten darse vuelta o acostarse cómodamente con sus extremidades completamente extendidas. 

Se les alimenta con una dieta muy restringida para controlar su peso durante el embarazo. El aburrimiento y el estrés conducen a comportamientos anormales y dañinos como morder barras y la masticación simulada, aplastando constantemente sus mandíbulas como si estuvieran masticando comida, causando espuma en la boca y lesiones. La inactividad las hace propensos a la debilidad y cojera en las piernas.

Los cerdos criados para carne se separan de sus madres demasiado jóvenes antes de que hayan tenido la oportunidad de desarrollarse por completo y desarrollar la inmunidad y la nutrición proporcionada por la leche de su madre. 

En la primera semana de sus vidas, les cortan la cola, les recortan los dientes y les amputan los testículos sin anestesia o ningún alivio para el dolor. Pasan los 6-8 meses de sus vidas creciendo a un ritmo antinatural, hacinados en yermos corrales de concreto con pisos de rejillas que permiten que la orina y las heces caigan a un área de recolección debajo. Ya sea que se críen para reproducción o carne, a los cerdos se les administran regularmente antibióticos a través del alimento, el agua y las inyecciones para evitar que se enfermen en condiciones tan horribles.

Cerdos en granjas de mayor bienestar

Lechones en granja de alto bienestar

Por el contrario, las granjas de mayor bienestar proporcionan los comportamientos y experiencias naturales de los animales. 

Las cerdas gestantes viven en grupos en corrales con materiales que enriquecen el espacio, como paja u otras fibras comestibles. Esto les permite ser las criaturas sociales que son y exhibir sus comportamientos naturales de anidación. Cuando paren (dan a luz), amamantan a sus lechones durante varias semanas, brindándoles el comienzo fuerte que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Los lechones no se ven obligados a soportar procedimientos dolorosos. El espacio y el enriquecimiento proporcionados en sus corrales ayudan a prevenir comportamientos nocivos como pelear, montar y morderse la cola. 

Pollos en granjas industriales 

Pollos en una granja industrial

Crédito de imagen: C.Lotongkum / Shutterstock.com 

Los pollos son de los animales más abusados del planeta. Se estima que más del 95% de los pollos criados para carne viven en granjas industriales. Criados para un crecimiento rápido, se crían y sacrifican en solo siete semanas. Durante ese corto tiempo, viven en espacios hacinados y mal ventilados, y el ambiente árido provoca comportamientos agresivos y dañinos. El crecimiento extremo hace que los pollos sean propensos a dolorosas malformaciones físicas y muchos no pueden caminar cuando son sacrificados.

Pollos en granjas de mayor bienestar

Pollos en una granja de alto bienestar

Crédito de imagen: RSPCA Assured 

Las granjas de mayor bienestar, como aquellas que cumplen con los requisitos del Better Chicken Commitment, brindan más espacio e iluminación adecuada en los establos. Usan razas de crecimiento más lento con mejores resultados de salud y permiten una vida útil más larga para alcanzar el peso de mercado lo cual significa que las anomalías físicas son poco comunes. Los pollos tienen acceso a enriquecimiento, como perchas, cajas, rampas y lechos de paja, para permitir que los pollos exhiban sus comportamientos naturales.

Gallinas ponedoras en granjas industriales

Gallinas ponedoras en una granja industrial

Crédito de imagen: Amy Jones / Moving Animals 

Cerca de 400 millones de pollos se crían actualmente solo en los Estados Unidos para producir huevos. Las gallinas ponedoras alojadas en granjas industriales pasan su vida en diminutas jaulas de alambre, hacinadas en un espacio pequeño y árido con hasta otras diez gallinas. Las jaulas se apilan una encima de la otra para empacar la mayor cantidad posible de pollos en un solo establo. Esto hace que la inspección de jaulas individuales sea un desafío y las gallinas que mueren pueden permanecer en jaulas con otras aves durante largos períodos de tiempo.

El estrés, el espacio reducido y la incapacidad de expresar comportamientos naturales hacen que las gallinas se picoteen violentamente unas a otras, por lo que los productores de granjas industriales cortan o recortan sus picos para mitigar lesiones graves, aunque estos procedimientos los pueden hacer sin anestesia. 

Las gallinas de granja han sido criadas para una gran producción de huevos. Tanto la crianza como el movimiento restringido conducen a huesos quebradizos y fracturas. 

La industria de huevos de granja industrial también es conocida por matar pollitos machos de un día. Dado que los pollos machos no ponen huevos, se considera que no tienen ningún valor para los criaderos y los machos de un día son sacrificados en masa.

Gallinas ponedoras en granjas de mayor bienestar

Gallinas ponedoras en una granja de alto bienestar

Las granjas de mayor bienestar prohíben las jaulas y exigen que las aves tengan acceso a perchas y nidos. Las densidades máximas de población aseguran que las aves tengan suficiente espacio para moverse y realizar comportamientos naturales, y proporcionar lechos de paja en el suelo permite que las aves participen en actividades de búsqueda de alimento y baños de polvo. Está prohibido el recorte rutinario del pico y los productores deben evitar el picoteo de plumas mediante prácticas de gestión mejoradas, como el enriquecimiento del entorno y una nutrición adecuada.

Vacas en granjas industriales 

Vacas alimentándose en una granja industrial

Millones de vacas criadas para carne viven en granjas industriales en corrales de engorde expansivos en todo el mundo. Los corrales de engorde cubren cientos de acres, confinan estrechamente a las vacas en un suelo cubierto de concreto para que el estiércol acumulado pueda eliminarse fácilmente. 

Las vacas no tienen acceso a pasto y son alimentadas con dietas ricas en granos para engordar rápidamente. Las dietas naturales de las vacas se basan en pasto y el comer grandes volúmenes de granos aumenta el riesgo de problemas de salud, incluidos los abscesos hepáticos, que requieren dosis regulares de antibióticos para prevenirlos y tratarlos. 

Las vacas en los corrales de engorde a menudo se marcan para identificarlas fácilmente y es probable que se las obligue a soportar otros procedimientos físicos dolorosos, como la castración y el descornado, a menudo sin analgésicos.

Vacas en granjas de mayor bienestar

Ternero en un ambiente de mayor bienestar

Las granjas de mayor bienestar enfatizan en permitir que las vacas sean vacas. Se mantienen en el pasto cuando la estación y el clima son adecuados. Cuando es necesario mantenerlos en el interior, se les proporciona mucho espacio y áreas cómodas para descansar. Los procedimientos físicos están prohibidos o severamente restringidos. 

Vacas lecheras en granjas industriales

Vacas lecheras en una granja industrial

Crédito imagen: iStock.com/Sergio Hanquet 

Las vacas lecheras en granjas industriales se crían para rendimientos de leche extremos. Una vaca produciría naturalmente alrededor de 264 galones de leche para su ternero durante diez meses. En contraste, la producción de leche promedio en los sistemas de cría intensiva es de aproximadamente 2,641 galones por vaca, pero una proporción significativa de vacas produce alrededor de 5,283 galones por año.

Las vacas lecheras en las granjas industriales enfrentan muchos de los mismos problemas de bienestar que las vacas de carne, incluidas dietas ricas en granos y procedimientos dolorosos. Sin embargo, a diferencia de las vacas de carne, es probable que las vacas lecheras queden confinadas en interiores de por vida e incluso pueden estar atadas o amarradas en su lugar. El ordeño excesivo provoca mastitis, una infección dolorosa de la ubre que requiere antibióticos continuos para prevenirla y controlarla.

Vacas lecheras en granjas de mayor bienestar

Vacas pastando en ambientes de bienestar

Crédito de imagen: Jonas Koel / Unsplash 

Al igual que con las vacas criadas para carne, en las lecherías de mayor bienestar, las vacas pueden ser vacas y expresar sus comportamientos naturales. Se mantienen en pasto tanto como sea posible, tienen contacto regular con sus crías y no están sujetos a procedimientos físicos innecesarios. No se crían para altos rendimientos y no se ordeñan en exceso, lo que ayuda a mantener baja la incidencia de una dolorosa infección común de la ubre llamada “mastitis”.  

Conclusión  

La crueldad que experimentan los animales en las granjas industriales varía mucho según la especie, al igual que los enfoques viables para garantizar que se proteja su bienestar y que se les proporcione una vida que valga la pena vivir. Básicamente, las granjas de mayor bienestar permiten que los animales sean ellos mismos, brindándoles el espacio y los materiales para estar cómodos, sociales y activos.

Protege a los animales de granja 

Ahora que conoces la realidad de la producción intensiva, conocida como granjas industriales, y que la mayoría de los animales para consumo humano son criados en ese cruel sistema, puedes tomar mejores decisiones de consumo para lograr un mundo más compasivo. 

Estas son algunas acciones que puedes tomar para terminar con el sufrimiento de los animales en granjas industriales: 

Reduce tu consumo de productos animales y elige más opciones de proteína y alimentos a base de plantas. Tres veces al día, puedes decidir cambiar el mundo y miles de vidas. Una comida a la vez, cambias el mundo. Lee como hacerlo

Pide el fin de las granjas industriales. Junto a la reducción de la producción y el consumo de productos animales, es necesario que los sistemas actuales de producción a ser de alto bienestar. Solo así se puede garantizar que los animales en el sistema alimentario vivas buenas vidas. 

Infórmate sobre el impacto ambiental de los productos animales. Las granjas industriales son responsables del 11% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Para hacer frente al cambio climático, debemos aborar la producción de carne  y las granjas industriales. 

Contenido relacionado:

Cerda pensante - Campaña creada por CGI

¿Crees que estoy pensando?

Sintiencia animal

Tómate un momento para conocer a una cerda que vive en una granja industrial. No tiene nombre solo le dan un número, pero su historia plantea una gran pregunta que deberíamos hacernos.

A farm worker clips the teeth of a piglet 72 hours after he was born - World Animal Protection - Raise Pigs Right

Las dolorosas mutilaciones que soportan los lechones

Blog

Al ser uno de los animales que más se crían de forma intensiva en el mundo, los lechones nacen a una vida de maltratos. Queremos cambiar la vida de los cerdos, para siempre.

Blog del Equipo

43 day old broiler (meat) chickens in a caged system - Change for Chickens - World Animal Protection

Los pollos son de los animales más abusados del planeta

Blog

El número de pollos que sufren en las granjas industriales es asombroso. Echa un vistazo a la crisis de pollos que se gesta alrededor del mundo.

Jonty Whittleton

Más sobre