Dairy cows housed in tie stalls on a farm in Canada.

Vacas, terneros y el fin de las granjas industriales

Blog

Por

Las vacas lecheras utilizadas para la producción de leche en las granjas industriales, experimentan un sufrimiento implacable en un sistema que solo busca explotarlas.

La prueba de una vaca lechera

Hay más de 265 millones de vacas lecheras en todo el mundo, que producen más de 6,5 millones de toneladas de leche cada año. Una vaca produciría naturalmente alrededor de 264 galones de leche para su ternero durante diez meses. En contraste, la producción de leche promedio en los sistemas de cría intensiva es de aproximadamente 2,641 galones por vaca, pero una proporción significativa de vacas produce alrededor de 5,283 galones por año. La producción de leche por vaca se ha más que duplicado en los últimos 40 años. En las granjas industriales, las vacas son tratadas como máquinas de ordeñar, y sufren en cada paso de sus trágicas cortas vidas.

La vida como una máquina de leche

Para que sus cuerpos produzcan cantidades exageradas de leche cada día, a las vacas lecheras se les proporciona alimentos concentrados en nutrientes, ya que su dieta natural de búsqueda de comida y pastoreo simplemente no puede satisfacer las necesidades de sus cuerpos para producir la cantidad de leche que se les exige. Esta dieta antinatural puede causar una condición metabólica llamada acidosis, que resulta en diarrea y laminitis (daño en los pies que causa cojera).

La mayoría de las vacas lecheras son mantenidas en interiores durante la mayor parte o todo el año. Algunas están confinadas a condiciones de hacinamiento con pisos fríos, desnudos y duros, mala ventilación, ruidos repentinos o fuertes y dificultades para acceder a alimentos y agua. Las vacas criadas en pisos de concreto con camas inadecuadas tienen más probabilidades de desarrollar mastitis (inflamación dolorosa e infección de las ubres).

Las vacas lecheras se ven obligadas a parir una vez al año para que puedan producir leche durante la mayoría de los meses del año. Estas suelen ser inseminadas artificialmente dentro de los tres meses posteriores al parto, por lo que el ciclo cruel comienza nuevamente.

Todo esto afecta tanto a sus cuerpos que están agotados y, a veces, infértiles después de solo tres nacimientos. Por lo que en promedio son sacrificadas a los cinco años y medio. Esto contrasta con los veinte años de vida que una vaca puede vivir naturalmente.

Vacas en una granja industrial - Jo-Anne McArthur

Vacas en granjas industriales- Jo-Anne McArthur

Vacas y terneros en granjas industriales: Nacer para sufrir

Naturalmente, los terneros son amamantados por sus madres hasta por un año y pueden mantener un fuerte vínculo con ella. Sin embargo, en las granjas industriales, los terneros son separados de sus madres pocas horas después del nacimiento, lo que causa una gran angustia tanto a la vaca como al ternero. Debido a que los terneros se separan tan pronto de sus madres, a menudo no obtienen suficiente calostro (la "primera leche") que es crucial para ayudar a los terneros a desarrollar un sistema inmunológico fuerte. Los terneros normalmente succionan la leche de su madre varias veces al día, pero en las granjas industriales, es posible que solo sean alimentados dos veces al día, a menudo con sustitutos de la leche en lugar de leche de vaca, lo que puede provocar trastornos digestivos y úlceras.

La mayoría de las terneras lecheras están condenadas a vivir las mismas vidas cortas y miserables que sus madres a medida que continúa el ciclo. Los machos se consideran excedentes ya que no tienen valor de producción en las granjas lecheras. Lamentablemente,  pueden ser sacrificados al nacer o ser exportados a granjas de terneros de bajo bienestar.

Los terneros destinados a la industria cárnica pueden ser transportados durante varios días a largas distancias. Es posible que solo tengan una semana de vida: hambrientos, cansados, asustados y vulnerables a enfermedades y lesiones. Los que sobreviven al viaje a menudo se mantienen en condiciones terribles y se sacrifican en unos meses.

El cambio es posible, pero necesitamos de tu ayuda 

Puedes elegir no apoyar las crueles granjas industriales incorporando más alimentos de origen vegetal en tu dieta y reduciendo la ingesta de carne y lácteos. ¿Te unes?

Me uno

Contenido relacionado: 

un ternero encerrado en una pequeña jaula comiendo mientras mira a la cámara.

¿Qué es la ternera?

Blog

Es importante llamarla por lo que es: carne de vacas bebé. Todas las personas podemos trabajar juntas para reducir la demanda de ternera y poner fin a este cruel sistema de cría que causa gran sufrimiento a las vacas jóvenes.

Una vaca junto a su ternero.

10 datos curiosos sobre las vacas

Blog

Te presentamos estos datos curiosos para que aprendas más sobre estos animales gentiles y amistosos.

Blog del Equipo

Un lechón mira con tristeza a través de las barras de una jaula en una granja industrial

No más granjas industriales

Sistemas alimentarios

Las granjas industriales son un problema global que requiere una solución global. Se necesita con urgencia una moratoria en las granjas industriales para proteger a los animales, nuestro clima, la salud pública y el medio ambiente.

Más sobre