Vacunamos y esterilizamos a cientos de perros en Kenia

03 de julio del 2019

Vacunamos a 858 perros y gatos contra la rabia, castramos a otros 116 y también brindamos servicios como la desparasitación, tratamientos enfermedades varias y se realizaron cirugías menores.

El 5 y 16 de junio de 2019 pasados, junto a socios locales y voluntarios de la comunidad, llevamos a cabo una campaña de vacunación y esterilización en uno de los asentamientos informales  más grandes en el mundo: Kibra, cerca de Nairobi, la capital de Kenia. 

Te contamos lo que conservamos con las personas que han trabajado para hacer esto posible y las personas que se han beneficiado de un proyecto que está demostrando que la vida es mejor con perros en una comunidad necesitada. 

En el centro de la próspera y creciente metrópolis de Nairobi, se encuentra el asentamiento de Kibra (también conocida como Kibera), el barrio urbano más grande de África y el tercero más grande del mundo. Kibra significa "jungla" en nubio. En el asentamiento viven cerca de 750,000 personas agrupadas en pequeñas casas, muchas de ellas compartidas con animales; tanto animales domésticos como ganada. Sumado a esto, en las calles, un gran número de perros callejeros recorren los polvorientos caminos.

La vida no es fácil para las personas que viven en esta vasta jungla urbana. Las familias viven en la pobreza material, prevalecen la delincuencia organizada y la corrupción, y las enfermedades son comunes. Y una de las amenazas más peligrosas para la salud y el bienestar de las comunidades proviene de los mismos animales que comparten sus hogares y en las calles a causa de la rabia.

A medida que entramos en Kibra, el miedo a la rabia es comprensible; los lugareños nos dicen que recientemente un niño ha muerto después de ser mordido por un perro y sucumbir a la enfermedad. La amenaza actual es demasiado real. Para protegerse a sí mismos, la respuesta inmediata de las comunidades y las autoridades a menudo es matar animales, a veces en masa, o solo a los que se sospecha que están infectadas con rabia, ya sea perros callejeros o mascotas queridas.

En una zona como esta, en donde el conocimiento sobre las vacunas es limitado y existen servicios financiados limitados de parte del gobierno para prevenir humanamente la propagación de la enfermedad, la acción drástica como el sacrificio puede parecer la única opción para las comunidades desesperadas por protegerse. Pero World Animal Protection ha llegado a demostrar que hay otra forma de prevenir nuevas muertes, tanto humanas como caninas.

“Aquí en Kibra, hay muchas familias con perros, pero lamentablemente no hay servicios que brindan esterilización y vacunación. Entonces, nuestra ayuda es necesaria aquí es esencial ”, relató la Dra. Emily Mudoga, Directora de la Campaña Animales de Compañía de World Animal Protection. También agrega: “ Recientemente se han recibido informes de perros que pican a personas y esto genera temor en la comunidad de un brote de rabia y llevó a los perros a ser asesinados ".

Emily se preocupa profundamente por los perros y es un miembro muy querido y respetado del equipo de World Animal Protection. La reacción de la comunidad local a la ayuda y los servicios que se han ofrecido este fin de semana la hace aún más feliz. El equipo esperaba  vacunar y esterilizar a 500 perros y gatos durante su campaña de vacunación de dos días, pero la participación fue mucho mayor de lo previsto.

“Hemos vacunado a 858 perros y gatos contra la rabia, hemos castrado o esterilizado a otros 116 y dimos tratamientos tales como la desparasitación para muchos más. Además, hemos tratado otras enfermedades varias y hemos realizado cirugías menores”. Emily nos cuenta que “Lo que es evidente en el increíble resultado que hemos tenido es que se demuestra lo mucho que la gente de aquí ama y quiere a sus animales, y que si estos servicios estuvieran disponibles, los usarían. Estamos aquí para probar que servicios como este puede mantener seguras a las comunidades en Kibra y a sus perros con vida”.

Beatrice, una ama de casa de la comunidad, vive en una casa pequeña en Kibra con su familia y su perro Sporty. “Nos amamos mucho. Siempre estamos el uno con el otro”. Beatrice nos cuenta mientras acaricia con afecto a su amado animal de compañía, “Ella siempre me avisa cuando hay algún extraño en la puerta, entonces me siento segura y alerta. Por eso la amo”. Esta campaña de vacunación es una esperanza para Beatrice, su familia y Sporty. En un área donde muchas familias ganan tan poco como un dólar al día, la campaña ha significado una ayuda vital a la cual, de otro modo, no hubiera podido tener acceso. 

También enseñamos a miembros de la comunidad sobre cómo cuidar, tratar y acercarse a los animales, que es información vital que puede mantenernos a salvo fuera de todo peligro. Muchos problemas se derivan de la falta de educación sobre cómo cuidar a los perros y cómo comportarse alrededor de ellos. Por lo que es importante ayudar a la comunidad a entender que los animales tienen sentimientos - ellos sienten dolor. Cómo alimentarlos correctamente, asearlos, cuidarlos. Se trata de enseñarles que ellos necesitan ser amados, y que si los tratan con amor, los animale spueden ayudarles a mantener segura la comunidad. 

El equipo esperaba vacunar y esterilizar a 500 perros y gatos durante su campaña de vacunación de dos días, pero la participación fue mucho mayor de lo previsto.

Dígale al mundo