Siete razones (¡de verdad!) para agradecerle a tu gato

17/02/2016

¿Qué tiene que ver tu amigo felino con tu nivel de colesterol? ¿O con el medioambiente? Mira lo que dicen los investigadores

Tener un gato en casa fortalece su sistema inmune, y ayuda a los niños a desarrollar empatía

Los gatos son compañeros predilectos – al contrario de lo que muchos dicen.

Quien vive con estos animales sabe lo injusta que es su reputación. Son cariñosos, inteligentes y muy habilidosos. Pero, ¿sabrán sus dueños que también tienen beneficios para su salud, por ejemplo?

Escogimos algunos datos curiosos que van a hacer que ames aún más a tu gatito:

Buenas vibraciones, literalmente

¿Te sientes mejor después de acariciar a tu gato? Puede que tenga una razón respaldada por la ciencia. Estudios recientes muestran que la frecuencia del ronroneo de los gatos – aquel sonido que hacen cuando están felices – ayuda a los huesos y músculos a sanar. Esta 'tecnología' felina puede ser usada para ayudar a los astronautas a mantener su masa muscular y densidad ósea en el espacio. 

Le hacen bien a tu salud

La compañía de un gato también puede ayudarte a relajarte y mejorar tu presión arterial, colesterol y niveles de estrés.

Mejora la salud de los bebés

La investigaciones desmuestran también que exponer a los niños a los gatos con regularidad ayuda a prevenir ciertas condiciones respiratorias, como el asma. El contacto temprano también puede evitar que los recién nacidos desarrollen alergias.

¿El motivo? Tener un gato en casa fortalece su sistema inmunológico. 

Lee: "Mito: las mujeres embarazadas deben deshacerse de sus gatos"

Ayuda al corazón

Como si fuera poco, cuidar a un gato también reduce hasta en un 30% las probabilidades de morir de un ataque cardiaco. Eso es lo que afirma este estudio de los Estados unidos, que analizó a 4 mil personas durante 10 años. 

Son más ecológicos

Nosotros también amamos a los perros (¡y a todos los animales!), pero los gatos tienen una ventaja: una investigación del 2009 calculó la huella ecológica de los animales de compañía. Determinaron cuánto carbono era emitido para producir el alimento de cada especie. Por consumir porciones generalmente menores, y por alimentarse más de peces que de productos hechos a base de maíz o carne bovina, los gatos fueron considerados "más ecológicos".

Enseñan a tener empatía 

Crecer en un hogar con animales ayuda a los niños a desarrollar habilidades sociales y empatía. En el caso de los gatos, se observó una mejor comprensión de lo que otras personas piensan y sienten. Esto significa que, antes de actuar, los niños toman en cuenta cómo sus acciones affectarán a los demás. 

Lee: "Mitos y malos tratos: gato negro no es de mala suerte"

¡Bonus!

Si ninguno de esos motivos te hace amar a los gatos, ¡este de fijo lo hará!