Salvamos a 70 crías de camello que quedaron huérfanas luego de que agua intoxicada envenenara a sus madres

30 de enero del 2019

114 camellos, 70 cabras y 6 vacas murieron después de beber agua intoxicada de un pozo abandonado en el condado de Marsabit en Kenia.

A principios de enero, una pequeña comunidad de Marsabit en Kenia fue devastada después de que toxinas se filtraran en el suministro de agua de los animales.

Cuando los habitantes de Marsabit se dieron cuenta de lo que había sucedido, ya era demasiado tarde y más de cien animales habían muerto trágicamente.

Un pastor pasea sus camellos en el pueblo.

La mayoría de los animales fallecidos eran camellos hembra, las cuales son vitales para la comunidad.

Los camellos hembra proveen leche, transporte, seguridad económica e incluso compañía a los habitantes de Marsabit.

Un camello hambriento espera a ser alimentado.

Los camellos fallecidos dejaron aproximadamente 70 crías huérfanas, las cuales tienen entre una semana y dos meses de edad, una etapa crítica en sus vidas, ya que la nutrición que les proporcionan sus madres es muy importante.

Después de la muerte de los camellos hembra, no quedaba nada para alimentar a las crías sobrevivientes.

Nuestra respuesta

Del 16 al 25 de enero, estuvimos Marsabit, suministrando suplementos de leche a las crías de camello supervivientes, que pertenecían a 106 hogares de la comunidad. 

Un camello siendo alimentado por uno de nuestros compañeros del equipo de respuesta en situaciones de desastre.

Con la rápida ayuda de los donantes, nuestro equipo de respuesta a desastres respondió lo más pronto posible, proporcionando leche a los camellos bebés y alimentando a otros animales afectados por el incidente.

Continuaremos proporcionando recursos a los aldeanos para asegurarnos de que las crías de camello sean alimentadas hasta que tengan la edad suficiente para comer alimentos sólidos.

Trabajo en proceso

Durante el tiempo que pasamos en la comunidad ayudando a los animales, también documentamos las experiencias de las familias afectadas a fin de destacar la importancia de la preparación de los propietarios de animales y los funcionarios gubernamentales ante situaciones de este tipo.  

Después de este desastre, desde Protección Animal Mundial haremos esfuerzos para presionar al Gobernador de Marsabit para que apoye a los animales en situaciones de desastre.

Después de la muerte de los camellos, no quedaba nada para alimentar a las crías que sobrevivieron.
Categorías: 

Dígale al mundo