Fiona la Tortuga de plástico revela el verdadero costo de la contaminación oceánica

11 de septiembre del 2018

Fiona ha estado viajando por todo el mundo en una misión para crear conciencia sobre el tema mortal del equipo fantasma, que está arruinando la vida de miles de animales marinos.

La más grande de todas las tortugas, y la más rápida de todos los reptiles, estos gigantes oceánicos pueden pesar hasta 700 kg. También son extremadamente viajeras.

Las tortugas baula del Pacífico occidental realizan una de las mayores migraciones de cualquier animal marino que respire aire. Este viaje épico a través del Pacífico dura de 10 a 12 meses y las lleva por los territorios de muchos países diferentes. Desafortunadamente, esta migración se está volviendo cada vez más peligrosa, con consecuencias mortales.

La crisis de la tortuga baula

La población de tortugas baula en el Pacífico occidental ha disminuido en un 80% en solo las últimas tres generaciones, y ahora está en la lista de especies en peligro crítico. Además de las amenazas en las playas que utilizan como zonas de reproducción, un enorme peligro para estas gentiles criaturas proviene del plástico y de los equipos de pesca fantasmas.

Su ruta migratoria las lleva a través de algunas de las aguas más intensamente explotadas en la Tierra, así como por la isla de basura del Pacífico Norte: la mayor acumulación de desechos plásticos oceánicos.

Muchas tortugas baula mueren al confundir el plástico con su presa natural, las medusas. Muchas también se encuentran enredadas y sofocadas.

Conoce a Fiona

Fiona no es tu tortuga baula habitual. Ha sido fabricada completamente con equipo fantasma rescatado - equipos de pesca perdidos, desechados o abandonados - por la artista Katrina Slack de Cornwall, Reino Unido.

Para recolectar el material para Fiona y otras esculturas de equipo fantasma, nos asociamos con Surfers Against Sewage (Surfistas contra las Aguas Residuales). Durante un fin de semana en 2015, 3.000 voluntarios eliminaron 150 kilómetros de equipo fantasma de 123 playas. 

El problema del equipo fantasma 

Si bien muchas personas son conscientes del peligro que representa nuestra adicción al plástico para la vida marina, no muchas personas conocen la amenaza del equipo fantasma.

El equipo fantasma está causando estragos bajo las olas, matando a más de 136,000 ballenas grandes, delfines, focas, leones marinos y tortugas, incluyendo tortugas baula.

Una vez que una red, un anzuelo u otro equipo de pesca queda a la deriva, continúa haciendo aquello para lo que fue diseñado; atrapar y matar. Puede continuar haciendo esto por hasta 600 años.

La migración de Fiona

El material utilizado para hacer a Fiona fue recolectado en Inglaterra, pero sus orígenes, al igual que el tema de los equipos fantasmas y las tortugas baula, es verdaderamente internacional.

Desde su creación, Fiona ha tenido la misión de correr la voz sobre el equipo fantasma y su devastador número de tortugas baulas y otras especies marinas afectadas.

Hasta ahora, su migración la ha llevado desde las oficinas de World Animal Protection en Londres, a las oficinas de Thai Union en California, con paradas en el Museo de Historia Natural de Londres, eventos locales y una reunión del DEFRA con jefes de naciones miembros, en el camino.

Ayudando a las tortugas baula

Junto con nuestros socios en nuestra Iniciativa Global de Equipo Fantasma (GGGI), abogamos por mejores prácticas para implementar en la gestión de equipo de pesca.

En julio de 2018, presionamos con éxito a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura para que adoptara directrices para que los equipos de pesca se etiquetaran con una identificación. Esto permite que el equipo se remonte a su origen, se recupere más fácilmente y es una herramienta importante para combatir la pesca ilegal.

Esta es una gran victoria para animales como las tortugas baulas que se enredan en equipo fantasma. Agradecemos el apoyo de nuestros socios de GGGI para que esto suceda

Involucrando a la industria

 

Thai Union, una de las compañías pesqueras más grandes del mundo, se unió al GGGI en el 2017.  La decisión de unirse a la iniciativa refleja el compromiso de la compañía para combatir este problema, y lidera con el ejemplo a cientos de otras marcas globales que tienen el deber de abordarlo . Sus oficinas son una parada apropiada después de la primera etapa del viaje épico de Fiona.

Solo con la cooperación y colaboración de compañías pesqueras, como Thai Union, otras empresas privadas y gobiernos, podremos hacer que la migración de tortugas baulas del Pacífico occidental sea segura para las generaciones futuras.

Esperamos que el mensaje de Fiona llegue a suficientes personas, antes de que el mundo pierda a este magnífico gigante oceánico.

 

Fiona no es tu tortuga baula habitual. Ha sido fabricada completamente con redes fantasmas: equipos de pesca perdidos, descartados o abandonados.

Dígale al mundo