Las empresas turísticas se está beneficiando económicamente de algunas de las atracciones turísticas más crueles del mundo contra la vida silvestre.

Ya sea paseos en elefantes, tomándose selfies con tigres, o presenciando espectáculos con delfines, estas actividades implican toda una vida de sufrimiento para los animales silvestres.

El año pasado, la Unidad de Investigación de Conservación de Vida Silvestre de la Universidad de Oxford (WildCRU) analizó 24 tipos diferentes de atracciones de vida silvestre en todo el mundo. Los clasificó en función de criterios de bienestar y conservación – nosotros utilizamos esta información y la combinamos con nuestra propia investigación para identificar 10 tipos de las atracciones turísticas más crueles con la vida silvestre en el mundo. 

Montar elefantes

Con el fin de hacer que los elefantes se sometan a los paseos en elefante y otras interacciones humanas, estos son separados de sus madres cuando están bebés y son forzados a través de un proceso de formación horrible conocido como “El quebrantamiento”

Ese proceso inclúye restricciones físicas, infligiendo dolor y retención severa de alimentos y agua. Para el momento en que un turista monta un elefante, el mismo puede parecer estar en paz, pero esto se debe a que su espíritu se ha roto. El uso permanente del gancho de hierro como castigo le recuerda al animal sobre la dominación humana.

La crueldad no termina después de la técnica de choque o aglomeración. Cuando los elefantes no están trabajando o siendo usados para las atracciones turísticas,  son mantenidos encadenados, incapaces de interactuar socialmente con otros. Esto es muy perjudicial para su bienestar físico y psicológico.

Tomar selfies con tigres

Los cachorros de tigre son separados de sus madres a temprana edad para que puedan ser utilizadas como accesorios para tomarse fotos por horas. Ellos son manipulados y abrazados por los turistas, por lo general se mantienen encadenados o en pequeñas jaulas en pisos de concreto.

En Tailandia, encontramos 17 sitios de entretenimiento que albergan unos 830 tigres. Aunque la mayoría de estos lugares se pueden encontrar en Tailandia, este es un problema en todo el mundo.

Nuestro informe, “Exponiendo selfies con tigres: un retrato de la industria del entretenimiento con tigres en Tailandia”, fue publicado previo al Día Internacional del Tigre (29 de julio). Es el primero de su clase, en ahondar debajo de la superficie de la industria de turismo de la vida silvestre en Tailandia, y que muestra cuántos tigres sufren cuando se ven obligados a actuar como objetos para las fotos turísticas.

 

Caminar con leones

Con apenas un mes de nacidos los cachorros de león son separados de sus madres, para satisfacer la creciente industria del entretenimiento, situada sobre todo en el sur de África. Los turistas manipulan los cachorros durante horas para tomarse fotos con ellos. También se les suele decir a los turistas que deben golpear a los cachorros si muestran un comportamiento agresivo o no deseado.

Cuando los cachorros son demasiado grandes para que los turistas los puedan manipular y abrazar - pero siguen siendo lo suficientemente jóvenes como para ser controlados – son usados para hacer caminatas turísticas con leones. Los leones están entrenados para ofrecer caminatas  'seguras' con los turistas, a veces con los entrenadores.

Estos leones se enfrentan a una vida en cautiverio, ya que no pueden ser liberados posteriormente en la naturaleza.

Sostener tortugas marinas

La última granja de tortugas marinas que queda en el mundo, actúa como una atracción turística y se encuentra en las Islas Caimán. Aquí los turistas pueden manipular las tortugas marinas e incluso comérselas durante su visita.

Sufren de estrés y enfermedades, las tortugas marinas viven una vida de torturara en el Cayman Turtle Farm. A menudo entran en pánico cuando se manipuladas y se ha conocido de turistas que las han soltado, causando lesiones importantes que puede matar a las tortugas.

Presentaciones con delfines

Millones de turistas visitan delfinarios, pero no son conscientes de la crueldad y los abusos que los delfines soportan para actuar en los espectáculos.

Aunque está prohibido en países como los EE.UU., muchos delfines para espectáculos están siendo capturados en estado salvaje, en todo el mundo. A menudo son perseguidos por barcos de alta velocidad antes de ser acarreados a bordo o atrapados en las redes. Para muchos, el estrés es demasiado alto para soportarlo y mueren durante el transporte a sus destinos previstos.

Ya sea silvestres o criados en cautiverio, los delfines en delfinarios se enfrentan a una vida de sufrimiento. Pasan toda su vida en un espacio no más grande que una piscina - completamente antinatural y restrictivo comparado con su entorno natural en mar abierto.

Estas son sólo cinco de las atracciones más crueles del mundo. Muchos otros animales salvajes se enfrentan a toda una vida de sufrimiento en lugares de ocio para los turistas en todo el mundo. Los monos se ven obligados a bailar, las civetas son enjauladas y alimentadas a la fuerza para vender café a los turistas y las granjas de cocodrilos intensivas se están convirtiendo en una atracción turística. Infórmate sobre las 10 atracciones más crueles del mundo.

Haz la promesa

Estoy con World Animal Protection y no voy a tomar parte en ninguna de las actividades de vacaciones que implican tocar o tomar selfies con animales silvestre. Vida silvestre. No entretenimiento.

Estoy con World Animal Protection y no voy tomar parte en ninguna de las actividades de vacaciones que implican tocar o tomar selfies con animales silvestres. Vida silvestre. No entretenimiento.

Ayuda a nuestro movimiento

Comparte nuestra campaña y ayuda a proteger la vida silvestre 

 

 

Dígale al mundo