Paddington se encuentra a salvo

21/05/2015

Este joven oso de apenas 14 meses fue encontrado vagando por las calles en la ciudad de Sibiu en Transilvania

Con el apoyo de todos, nuestra organización lucha para liberar a los osos que se encuentran en cautiverio, lejos de estar en una jaula, en zoológicos o siendo explotados como atracción para turistas en hoteles.

A menudo cuando reportamos que un oso ha sido rescatado, es por que este ha estado bajo un terrible sufrimiento y forzado a ser utilizado como entretenimiento, en condiciones sumamente deplorables. Es por esto que World Animal Protection, ha fundado santuarios para que estos hermosos osos tengan una mejor vida.

Sin embargo la historia de este pequeño oso llamado Paddington es diferente  a las demás...

Paddington, no se encontraba en una jaula o forzado al entretenimiento de turistas, este caso fue todo lo contrario. Este joven oso de apenas 14 meses, fue encontrado vagando por las calles en la ciudad de Sibiu en Transilvania. Él fue visto saltando cercas y cruzando calles saturadas de tránsito, tratando de evitar a las personas y los perros, sin rumbo alguno este osito no tenía donde ir. 

Una dramática captura

No tardó mucho en pasar desapercibido, cuando las personas y las autoridades alertaron la presencia de Paddington. Él no podía vagar solo y poner en riesgo su vida y las de las personas en la ciudad de Sibiu, por lo tanto, las autoridades finalmente decidieron capturarlo. 

Lo encontraron solo y asustado, escondido en un sótano, por suerte nuestro aliado en Rumania, la Asociación de Milioane de Prieteni (AMP) ofreció llevarlo al santuario de osos, cerca de Zarnesti.

Camino a su nuevo hogar

Este curioso osito fue transportado en una jaula camino al santuario de osos, donde fue alimentado con manzanas durante su viaje.

Al llegar a su nuevo hogar, Paddington recibió un chequeo médico antes de ser liberado y que vagara sin ninguna preocupación.

No sabemos como este oso terminó caminando solo por las calles, sin embargo el pelo brillante de Paddington sugiere que podría haber sido mantenido como una mascota, lo que explicaría su familiaridad con las personas. 

Ahora bien, el personal del santuario piensa que pudo haber escapado del jardín de alguien o que fue liberado cuando llegó a tener un tamaño muy grande para mantener.

A pesar de su incierta historia, por lo menos hemos podido brindarle un hogar donde puede estar seguro, correr y explorar, además de árboles para trepar, con piscinas para nadar y convivir junto con otros 79 osos.