Nuestro impacto tras el terremoto de Ecuador

20 de octubre del 2016

Seis meses después del terremoto, miles de animales en Ecuador tienen hoy una mejor vida

A las 18:58 del 16 de abril del 2016, Ecuador se sacudió con fuerza. El devastador terremoto de esa noche fue el más intenso que ha sentido Ecuador en los últimos 37 años, y el más destructor desde 1987.

Seis provincias se declararon en estado de emergencia, y más de un millón de personas resultaron afectadas por el terremoto.

Cuando visitamos Ecuador luego del terremoto para evaluar la situación y los efectos de la catástrofe, el impacto en la infraestructura de las ciudades era desgarrador. Animales abandonados en las zonas urbanas, que estaban muriendo de hambre, se lastimaban mientras caminan entre los escombros. Otros estaban heridos por estragos del terremoto o durante las réplicas recientes.

“Algunas mascotas acampaban en la calle junto a sus familias humanas, pues lo perdieron todo y no tienen dónde regresar”, comentó Sergio Vásquez, Oficial Veterinario de Respuesta de World Animal Protection, cuando llegó a Ecuador los primeros días.

Mira el recuento del impacto del terremoto en los animales de Ecuador

Así ayudamos a los animales en Ecuador

World Animal Protection proveyó alimento y atención veterinaria para más de 20.000 animales, entre gatos y perros, durante dos meses, por medio de clínicas veterinarias que administraron nuestros socios de la ONG local Fundación Rescate Animal Ecuador (RAE en colaboración con la Policía del Centro Regional de Adiestramiento Canino (CRAC).

Una unidad móvil se encargó de visitar todas las localidades afectadas en Manabí: Portoviejo, Manta, Jama, Bahía de Caraquez, Pedernales, San Vicente, Jipijapa, entre otras.

Además, un equipo de veterinarios y brigadistas voluntarios también distribuyó alimento balanceado, revisó la salud de los animales y proveyó atención veterinaria básica, en ciertas ocasiones quirúrgica también.

Financiamos la compra de kit veterinario de medicamentos e insumos en general, suplementos veterinarios como jaulas transportadoras, tiendas de trabajo, mesas y sillas de trabajo, transporte, hospedaje y alimentación y alimento balanceado para gatos y perros.

Las réplicas no detuvieron nuestro trabajo para salvar a los animales

En conjunto logramos coordinar y movilizar a más de 300 personas, entre seleccionadores, brigadistas, voluntarios de nuestros socios, veterinarios, estudiantes de veterinaria, médicos generales y estudiantes de medicina.

Hemos entregado más de 30 toneladas de comida para perros y gatos, unas compradas y otras donadas, las cuales han sido transportadas en camiones hacia las zonas afectadas. También distribuimos las donaciones de alimento para mascotas que muchas personas hicieron llegar directamente a la provincia de Manabí.

Atención a los animales en riesgo

Se han dado más de 700 kits familiares de alimento no perecible, más de 3000 galones de agua y otras provisiones a familias y animales necesitados. En total se ha ayudado a más de 16.700 animales de forma directa con atención veterinaria, alimento y medicinas.

Hemos rescatado de la zona de catástrofe a 125 animales, entre perros y gatos. La gran mayoría de ellos ya han sido dados en adopción, mientras que otros aún están recuperándose de diferentes dolencias –principalmente desnutrición– y algunos fueron devueltos a sus familias manabitas en cuanto su situación mejoró.

Conoce a Julia, Blu y Caramelo, los animales rescatados del terremoto en Ecuador

Viviana Vásconez, Presidenta de Fundación Rescate Animal, nuestros socios en Ecuador, nos dijo: “fue duro, durísimo lo que pasamos y lo que tuvimos que hacer para ayudar a los animales en situación de riesgo, pero lo volveríamos a hacer 100 veces más de necesitarse”.

Al caminar por las calles de diferentes localidades de Manabí, aún se pueden apreciar edificaciones que están esperando ser demolidas. El abandono de animales se da a notar en ciertos sectores, sobre todo donde las familias son numerosas, han querido ayudarlos dándoles de comer y ellos se quedan del todo recibiendo algo de alimento y cariño.

El trabajo ha sido arduo y con muchas recompensas. Sabemos que la labor no ha terminado, pero hoy estamos contentos de haber dejado nuestra huella en favor de los animales y sus familias. Las personas de Ecuador ha luchado día a día con nosotros para que esta ayuda se haga realidad.

¡Gracias por ayudarnos a mover el mundo para proteger a los animales afectados por el terremoto de Ecuador!
Categorías: 

Dígale al mundo