Niños colombianos y brasileños unidos por la protección del delfín rosado

18 de noviembre del 2016

Estudiantes de la comunidad de Nova Esperança en el Amazonas brasileño recibieron las muestras de apoyo de los Guardianes del Delfín Rosado del colegio Taller San Miguel en Pereira, Colombia

Pese a los miles de kilómetros que los separan, y los contextos tan distintos en los que viven, niños de Pereira en Colombia y de Nova Esperança en la Amazonía brasileña están unidos por un objetivo en común: proteger al delfín rosado –también llamado boto– de la cacería y de la contaminación de su hábitat.

Tras la visita que nuestro Gerente de Educación, Carlos Chacón, hizo al colegio Taller San Miguel, los estudiantes de la comunidad de Nova Esperança en Brasil recibieron cartas, dibujos y palabras de apoyo para que continúen en la labor de aprender sobre el delfín rosado y su protección.

Países unidos por el delfín

Brasil y Colombia están vinculados en más de una forma en torno al delfín rosado: el animal es cazado y usado como carnada en Brasil para suplir la demanda de pez mota en el mercado colombiano. Pero si en Colombia se detiene la comercialización de este pez, se frenaría su ingreso a través de fronteras colombianas.

Y con esta nueva historia, además vimos cómo a través de las fronteras los Guardianes del Delfín Rosado pueden unir fuerzas para educar y concienciar a las comunidades para cambiar hábitos y forjar un mejor futuro para el delfín rosado.

"La conexión entre ambas poblaciones de estudiantes es evidente y my enriquecedora: unos en el Brasil convenciendo a familiares que dejen de pescar pez mota, y otros en Colombia convenciendo a sus padres para que compren pescado de manera consciente", describe Carlos.

En la visita de Carlos a Nova Esperança, los niños reforzaron su compromiso de resguardar al boto con juegos y dinámicas, y ayudaron a proteger su ecosistema recogiendo desechos plásticos que de otra forma terminarían contaminando el río. 

Además, varios carteles colocados en diversos lugares de la comunidad ahora recuerdan a las familias pesqueras que cazar al boto es cruel e innecesario, y les invita a unirse para mantenerlo a salvo y cuidar su hábitat.

Apoya nuestra campaña

Necesitamos más Guardianes del Delfín Rosado en toda Latinoamérica, que se comprometan a proteger a este animal de morir cruelmente y convertirse en carnada. Expresa tu apoyo aquí y sé parte de los más de 250.000 Guardianes sumados a la causa. Entre más seamos, más oportunidad tendrán los delfines de nadar en libertad.

 

 

A través de las fronteras, los Guardianes del Delfín Rosado pueden unir fuerzas para educar y concienciar a las comunidades

Dígale al mundo