Más de 5.000 animales fueron asistidos ante las inundaciones de Nicaragua

22 de noviembre del 2018

Los desastres toman cada vez más fuerza y los animales necesitan de nuestra ayuda para sobrevivir ante estas adversidades

A comienzos de octubre, las devastadoras inundaciones que Nicaragua sufrió en más de 11 departamentos dejaron al menos 17 personas fallecidas y obligaron a miles de familias a ser relocalizadas en refugios a lo largo del país. Los sitios más afectados fueron Managua, Granada y León, todos correspondientes a la Costa Pacífica, donde las tormentas fueron más fuertes.

Pero, como sucede siempre, las personas no son las únicas perjudicadas en estos escenarios. Los animales sufren muchísimo también, y a pesar de ello, suelen recibir muy poca asistencia. Por ello, con nuestro equipo de Manejo de Desastres y en coordinación con su Oficial de Enlace en Nicaragua el Dr. Enrique Rimbaud se llevó acabo un operativo para ayudar a las fuerzas locales y se entregó ayuda a los propietarios y sus animales. 

El Dr. Rimbaud más un grupo de veterinarios y estudiantes, fue el encargado de coordinar el operativo que permitió brindar asistencia veterinaria, enfocada principalmente en tratar enfermedades, heridas graves y desparasitaciones. El objetivo fue salvar la vida de los animales, así como incrementar la resistencia de los animales rurales de muchas pequeñas familias que no están en condiciones económicas de asistirlos y que, mayormente, dependen de ellos para su subsistencia.

Hacia el rescate

Gracias a la intervención, pudieron ser asistidos 5,337 animales, dentro de las cuales se encontraron caballos, vacas, cabras, cerdos, perros, gatos, pollos, pavos, patos, conejos, loros y ciervos.

Las atenciones veterinarias se centraron principalmente en tratar lesiones de la piel (como hongos y garrapatas), las pezuñas (por reblandecimiento o debilidad), así como problemas digestivos y respiratorios, mayormente ocasionados por la continua ingesta de agua sucia.

El Dr Rimbaud, aseguró:  “La mortalidad después de eventos de este tipo es grande, especialmente en aves de corral, debido a la falta de instalaciones adecuadas o al conocimiento de las medidas de prevención por parte de las personas para sus animales, lo que deja a un gran número de animales en riesgo y abandonados para sobrevivir por sí mismos.

 “Es importante para un futuro próximo organizar campañas de capacitación y movilización para la reducción de riesgos con los habitantes de esas comunidades que año tras año sufren inundaciones y deslizamientos de tierra, con el fin de prepararlos para evitar que estos eventos dañen a sus animales, tanto a las mascotas como a los animales de trabajo pues estos aseguran sus medios de subsistencia y, al mismo tiempo, es necesario que las autoridades locales cuiden a los animales durante los desastres.”

Dígale al mundo