Los beneficios de la castración

04 de febrero del 2015

Los perros no necesitan cruzarse o tener cachorros antes de ser castrados para sentirse satisfechos o completos.

Existen muchas creencias o mitos sobre la castración de las mascotas. Uno muy común es pensar que las hembras deben tener por lo menos una camada antes de ser castradas para ser saludables y felices. En el caso de los machos es común creer que si se castran se sentirán frustrados al no poder cruzarse. También se dice que la castración es la causa de que las mascotas se engorden. A lo anterior, te queremos decir que es falso, tanto en perros como en gatos.

Los perros no necesitan cruzarse o tener cachorros antes de ser castrados para sentirse satisfechos o completos. En otras palabras, su salud física y mental no se verá comprometida si no existe contacto sexual. De hecho, existe mucha evidencia que demuestra que castrar a nuestras mascotas les trae beneficios.

Piensa en lo siguiente: ¿Existe una gran cantidad de perros callejeros en tu comunidad? Castrar a tu perro es un acto responsable ya que no solo estarás previniéndole algunas posibles enfermedades (lo veremos más adelante), sino que estarás contribuyendo a reducir la cantidad de perritos no deseados, los cuales es muy probable que acaben en la calle sin un hogar.

A continuación, mira los beneficios que una castración puede traer a tu mascota:

  • En las hembras, se disminuye el riesgo del cáncer de mama. Entre más temprano la castres, mejor chance tendrás de evitarlo. Si la castras antes del primer celo, lo eliminas en un 99%. ¡En las gatas castrar significa reducir su chance de cáncer de mama en 40-60%! 
  • En los machos se elimina la necesidad de salir en búsqueda de “novias”, por lo cual se disminuye la probabilidad de que se escapen, que sean atropellados o que terminen en peleas con otros machos.
  • Debido a que el tracto reproductivo se elimina durante el procedimiento de la castración, las hembras ya no están en riesgo de desarrollar una grave infección uterina conocida como piómetra.
  • En los machos, se estaría reduciendo en gran medida los problemas de próstata, incluyendo posibles cánceres de este mismo órgano a futuro, el cual puede ser fatal.
  • Se elimina el celo en las hembras, por lo que no tendrás que lidiar con el sangrado.  En el perro y el gato macho se disminuye el hábito de marcar territorio con orina.
  • Tu mascota puede llegar a ser más dócil, con lo cual tendrás menos problemas, en especial con aquellos que presentan problemas de conducta agresiva. 
  • Una vez que tu perro esté castrado, consulta a tu veterinario para que te oriente con la cantidad de comida que le debes dar. Los animales castrados por lo general necesitan consumir menos calorías.

Finalmente, si tienes alguna duda o consulta sobre el tema de la castración, te recomendamos que hables con un médico veterinario. Él te aconsejará cuándo es el período óptimo para realizarla y podrá tomar en cuenta las necesidades específicas de tu mascota. 

Dígale al mundo