Focas rescatadas de redes fantasmas vuelven a su hábitat natural

27 de marzo del 2015

Dos crías de foca han sido devueltas a la naturaleza esta semana, luego de haber sido gravemente heridas por redes fantasmas, estas son desechadas irresponsablemente en el océano.

Nuestros socios de la Seal Sanctuary Cornish (CSS por sus siglas en inglés) regresaron al mar a, Iron Man, una foca de cuatro meses, y a Beast, otra de cinco meses. Los dos se encontraban en recuperación por meses y fueron puestas en libertad en la costa sur de Inglaterra.

Iron Man fue rescatado en el último día antes de Navidad del 2014. "Fue uno de los peores casos que hemos visto en los últimos años", dice Dan Jarvis (CSS). La cría tenía lesiones graves en el cuello causadas por una red de pesca de más de 9 metros, que se envolvió alrededor de su cuerpo.

Como parte de nuestra Campaña de Pesca Fantasma, Protección Animal Mundial se unió BDMLR (Buceadores británicos de vida marina al rescate), la CSS (Santuario de Focas de Cornish) y CSG (Grupo de focas de Cornwall) para compartir sus dramáticas historias de rescate. Y con esto, aumentar la conciencia en las personas sobre la amenaza de las redes fantasma contra los animales.

Rescate de crías

El "BDMLR" ha rescatado cinco focas enredadas por equipos de pesca desde la última Navidad - esto es sólo en la región de Cornualles, Inglaterra. Uno de los animales, lamentablemente no sobrevivió a las heridas.

Puedes ver el video aquí (en Inglés):

El más joven de ellos, Iron Man, se encontraba cerca de la zona de Pendeen. Alertados por la "BDMLR", el equipo de rescate veterinaria rescató al cachorro, que estaba enredado en una red pegado a una roca en la playa, en riesgo de ahogarse con la marea alta.

Los veterinarios pudieron liberarla y cortar los cables alrededor de la cabeza de la cría, los cuales habían dejado heridas profundas y dolorosas."Estos casos no son únicos, somos testigos de esta tragedia", se lamentó la responsable de supervisar el regreso de Iron Man a la naturaleza y todo su progreso, Sue Sayer (CSG).

"Iron Man debió haber sido curioso al ver la red fantasma que flotaba en el mar, y acabo enredado terriblemente en ella." A pesar de sus pocos meses de vida, la cría tuvo que haber pasado bastante tiempo enredado para tener heridas muy severas. "Su cabeza estaba a punto de ser cortada", recuerda Sue.

"Cuando quité la red, me sorprendí al ver que ella tenía 9 metros de largo y 1,5 metros de ancho. No tengo idea de cómo esta cría logró arrastrar  y mover todo este peso".

Miles de muertes por año

Cada año, el volumen de materiales de pesca abandonados en los océanos alcanza los 640.000 toneladas. Estos materiales hieren y mutilan a cientos de miles de animales silvestres. Sólo entre focas, leones marinos y ballenas grandes, la cifra de muertos asciende a 136. 000 por año.

En el caso de las focas, los equipos de pesca abandonados pueden ser particularmente peligrosos. Estos animales a menudo terminan enredados y no consiguen nadar, no se pueden alimentar o volver a la superficie para respirar. Una investigación "CSG" muestra que sus posibilidades de supervivencia se reducen drásticamente debido a las lesiones que las dejan vulnerables a las infecciones.

La pesca fantasma amenaza también a las tortugas marinas, aves buceadoras y principalmente a los peces: se estima que por cada tonelada de equipo abandonado,125 toneladas de peces son víctimas de este problema.

Una segunda oportunidad

Afortunadamente, cuatro de las cinco focas rescatas recientemente por la "BDMLR" sobrevivieron y tendrán un final feliz.

Después de ser liberados de la red fantasma, el pequeño Iron Man fue llevado inmediatamente al hospital del "Santuario para Focas en Cornish", donde recibió tratamiento veterinario de emergencia. Con cuatro meses de edad, él ahora está sano y volverá a su hábitat natural junto con Beast y otras dos crías juguetones.

La historia de estas focas, alerta el riesgo del abandono de equipos para la vida marina. Nuestra Campaña de Pesca Fantasma, se dedica a poner fin a esta amenaza y a trabajar conjuntamente con los pescadores para encontrar alternativas sostenibles.

"Cuando quité la red, me sorprendí al ver que ella tenía 9 metros de largo y 1,5 metros de ancho. No tengo idea de cómo esta cría logró arrastrar y mover todo este peso."

Dígale al mundo