Empoderando mujeres para la reducción de los riesgos en casos de desastres

08 de marzo del 2019

Los animales ayudan a las mujeres a ser más resilientes, ya que se vuelven parte de su supervivencia. Por eso, proteger a los animales en casos de desastre es una forma de garantizar la estabilidad.

En todo el mundo, millones de animales de granja son propiedad y están bajo el cuidado de mujeres, ya que son una fuente importante de alimentos e ingresos para las necesidades del hogar, educación, vestimenta y medicina.

Tristemente, cuando ocurren desastres como inundaciones, sequías y terremotos, los animales de granja se ven significativamente afectados; perjudicando de igual manera los medios de vida de las mujeres y sus familias en muchos países.

Los animales ayudan a las mujeres a ser más resilientes, ya que se vuelven parte de su supervivencia: su burro lleva agua, sus cabras y vacas dan leche a sus hijos, sus pollos le dan un activo con el que puede comerciar o desarrollar lazos con otros miembros de la comunidad. Estos animales son el apoyo para las mujeres en tiempos difíciles.

Ciertas  especies tienden a ser responsabilidad de las mujeres y les brindan la posibilidad de vincularse con cierto estrato social, ya que la propiedad del ganado está ligada a los derechos económicos, sociales y culturales de ellas. Para cumplir con estos derechos, debemos considerar el empoderamiento que logran con el ganado.

Por ejemplo, los burros en las comunidades pastorales son considerados los ayudantes de las mujeres. Las ayudan a llevar agua y las mercancías al mercado. Los pollos, por otro lado, también suelen ser atendidos por mujeres y niñas en el hogar.

Lo que pasa con los animales impacta directamente a las mujeres

Los desastres pueden provocar la muerte o el sufrimiento de los animales, lo que tendrá un impacto directo en la vida de las mujeres. Cuanto más se vuelven resilientes las mujeres al usar las cubetas de agua y las habilidades agrícolas sostenibles, más poder tienen para proteger a sus animales y lograr menos impacto en su estabilidad en caso de algún desastre.

Al proteger mejor a sus animales, su condición socioeconómica mejora y el estilo de vida que desarrolla alrededor de estos se vuelve más fácil y más rentable.

Las agricultoras y las mujeres en agronegocios tienen más poder al reunirse en colectivos y grupos organizados, esto es algo que también incentivamos y facilitamos. La condición socioeconómica de estas mujeres ha mejorado directamente como resultado de nuestro trabajo con ellas.

La recuperación a largo plazo de las mujeres luego de un desastre está directamente ligada al bienestar de los animales afectados. La pérdida de animales puede generar pobreza; pero si  las mujeres se preparan y preparan a sus animales para desastres inminentes, ellas podrán reconstruir su vida.

Para lograr metas de desarrollo sostenible, justicia ambiental y social, los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres deben estar protegidos. Parte de estos esfuerzos de protección deben incluir a los animales que ellas poseen, ya que su empoderamiento está estrechamente relacionado con el bienestar de muchos animales.

Entre más resiliencia tengan ante los desastres y protección a sus animales, más empoderada están las mujeres. El trabajo de World Animal Protection es ayudar a garantizar la vida y la rentabilidad del ganado para que las mujeres mantengan su estabilidad económica y condición social.

Dígale al mundo