El santuario de orangutanes de la isla Badak Kecil ya está abierto

12 de diciembre del 2018

Orangutanes podrán ahora disfrutar de ser orangutanes, dentro de este santuario.

En 2017, trabajamos con la Fundación para la Supervivencia del Orangután de Borneo (BOSF) para comprar una isla para los orangutanes rescatados que no pueden regresar a la naturaleza. Gracias a tu apoyo, ayudamos a BOSF en la compra y los costos de funcionamiento del Santuario de Orangutanes de Badak Kecil Island para garantizar el mayor bienestar y el cuidado a largo plazo para estos animales.

VIDEO 

Ahora, después de meses de preparación, nos complace compartir que el santuario de la isla está en funcionamiento. Dos orangutanes rescatados, Mama Lasa y Manis, fueron trasladadas recientemente a la isla para vivir sus vidas libremente. 

La isla mide alrededor de 104 hectáreas, dicho lugar se encuentra cubierto de bosques en el grupo de islas Salat Nusa.

El área elegida tiene una gran vegetación. Se encuentra aislado por vías fluviales durante todo el año, no tiene una población de orangutanes silvestres, y puede facilitar la adaptación y socialización de los orangutanes.

Conoce la historia de Mamalasa y Manis 

Cuando conocimos a Mama Lasa, ella había pasado años viviendo en un zoológico en Indonesia y había perdido su capacidad de comportarse como un orangután. BOSF creyó que fue sacada de su hábitat natural cuando era muy joven, y vivió la mayor parte de su vida en el mundo concreto de barras de metal y pisos duros en el zoológico.

Finalmente fue entregada a BOSF con su hijo, Lasa. BOSF intentó preparar tanto a Mama Lasa como a Lasa para que las liberaran de nuevo en la naturaleza, y aunque su hijo floreció y aprendió a adaptarse, lamentablemente, Mama Lasa no pudo encontrar comida para alimentarse.

Después de los años de cautiverio y sufrimiento que ha sobrevivido, Badak Kecil le da la libertad que merece, lo que le permite volver a ser un orangután.

Cuando Manis llegó a BOSF, tenía sobrepeso y había sufrido abuso físico y psicológico. Ella mostró comportamientos agresivos debido al trauma que sufrió, y desafortunadamente no pudo ser rehabilitada para ser liberada en la naturaleza. Esperamos que la nueva vida de Manis en la isla le brinde el espacio, la libertad y el entorno natural que necesita para convertirse en un orangután activo y más feliz para vivir la mejor vida posible.

¡Gracias por tu apoyo!

Gracias a ti, Mamá Lasa, Manis y muchos más orangutanes finalmente serán libres para ser orangutanes nuevamente.

¿Quieres saber más de nuestro trabajo e historias como esta ? Únete a nuestro Newsletter aquí 

Dígale al mundo