'El delfín rosado, tan colombiano como tú y como yo'

03 de noviembre del 2016

Luego de dos días de intenso trabajo con los estudiantes del colegio, suena el teléfono de Carlos, gerente de Educación de Protección Animal Mundial.

Es la docente Luz Stella, quien luego llega con una carta de David, estudiante de cuarto grado quien, por problemas de salud, se ausentó durante la jornada de entrega de mensajes que Carlos está por llevar a los niños del Amazonas en Brasil.

Luz Stella y David pertenecen al Colegio Taller San Miguel, de la ciudad de Pereira, Colombia. Esta institución posee un enfoque ético de compromiso con el medio ambiente, que los estudiantes expresan mediante trabajos artísticos, académicos y de investigación, como los que produjeron para esta campaña y para estudiantes en Manaos, de la Amazonía brasileña.

Nuestro primer contacto

Santiago, Nicolás y Luis Miguel son estudiantes de décimo grado del colegio. Desde hace 10 años, fecha en la que iniciaron su equipo estudiantil de investigación, trabajan en temas relacionados con biología, conservación y protección animal.

Desde el 2012, los tres impulsan una campaña de protección del delfín rosado del Amazonas. Preocupados por esta problemática, hace un par de meses Santiago, Nicolás y Luis Miguel contactaron a World Animal Protection para encontrar mayor información sobre la caza de este mamífero.

El delfín, habitante del río Amazonas es usado como carnada para pescar pez Mota (también conocido como piracatinga brasileña), carne que es vendida en el mercado colombiano como bagre o capaz.

Arte y protección

Luego de un par de videoconferencias, la directora del equipo de investigación, Luz Stella Tisnes, invitó a nuestro Gerente de Educación, Carlos Chacón, a visitar la institución educativa.

Pasadas algunas semanas, la visita de Carlos al colegio se convirtió en realidad y la sorpresa de toda la comunidad educativa no se hizo esperar. Con esta visita impulsarían la campaña que abandera el colegio: dibujos, ilustraciones, cuentos y poemas de los mismos estudiantes serían enviados con Carlos a los niños en la Amazonia brasileña.

A su llegada, muchos alumnos se acercaron a Carlos, saludándolo como si fueran amigos de mucho tiempo. Algunos hasta lo abrazaron y compartieron todas las dudas que tenían en torno a su visita, al delfín rosado pero sobre todo, a la protección animal.

Durante dos días, Santiago, Nicolas y Luis Miguel fueron los embajadores de la institución educativa y, junto con Carlos y los más de 650 estudiantes de primaria y bachillerato, llevaron la campaña del delfín rosado a toda la comunidad educativa.

Los niños del colegio demostraron su emoción por la visita de Carlos, invitándolo a ser parte de diferentes espacios de discusión; lo llevaron a conocer el entorno del colegio que incluye el humedal Danapune, nombre que en lengua de la tribu indígena Emberá-Chamí significa ‘Madre Tierra’.

El papel de todos

También visitaron la granja en donde, entre otros, viven los pollos Pacho, Retoño y otras gallinas en un corral. En la granja también hay un establo para ovejas y un gran patio en donde juegan Lucho, Carol, Hércules, Negra, Gorda y Mona –perros adoptados por el colegio.

Luego, en el bosque, los chicos hicieron un conversatorio sobre el riesgo que la contaminación con plástico supone para el hábitat del delfín rosado. “Nuestra contribución para la conservación y la protección del delfín rosado está en explicar a nuestros amigos que el plástico termina dañando los ríos y contaminando así el hábitat del delfín rosado”, dijo Maya, estudiante del equipo de investigación.

“Debemos reconocer que los seres humanos no vivimos solos en este planeta. Todos los seres hacemos parte de un todo y por esto debemos respetar tanto a los animales como a las personas”. -- Santiago, estudiante.

Durante la visita, Carlos tuvo la oportunidad de reunirse con el equipo de docentes del área de ciencias naturales, quienes mostraron bastante interés en trabajar junto a World Animal Protection para incluir el tema de la protección animal dentro del currículo temático del eje de biología de la institución y anunciando su inicio con esta campaña del delfín rosado.

Luis Miguel dejó a todos una enorme reflexión: “El delfín no es de la gente del Amazonas, es de todos los colombianos. Es tan colombiano como tú y como yo. Desde Pereira podemos afectar el hábitat del delfín rosado, si no tenemos cuidado con los desechos plásticos que tenemos en las ciudades”.

Compromiso estudiantil

Para la docente y directora del equipo estudiantil de investigación, Luz Stella Tisnes, este tipo de concienciación es fundamental para la vida escolar en los colegios, en donde se reconoce el valor de los animales, seres de los que se puede aprender mucho.

David, el niño que se ausentó de la entrega de los mensajes que irían hacia los estudiantes en el Amazonas, no desaprovechó la oportunidad de que a cientos de kilómetros de distancia se conociera su apoyo en la protección del delfín.

"Felicidades por estar defendiendo a los delfines rosados. Estas felicidades son para ustedes, niños y niñas maravillosos. Sigan así, amigos y amigas". – David Maya

La convicción de David por hacer llegar el mensaje a Brasil sobre la importancia de terminar con la cacería del delfín rosado en Colombia conmueve a Carlos y reafirma su motivación por la protección de este mamífero. “Esto nos demuestra a todos que existe un gran compromiso desde las nuevas generaciones por este animal, por la conservación de su hábitat y por el consumo responsable de pescado”, reflexiona.

Apoya nuestra campaña

Necesitamos más Guardianes del Delfín Rosado en Colombia y en toda Latinoamérica, que se comprometan a proteger a este animal de morir cruelmente y convertirse en carnada. Expresa tu apoyo aquí y sé parte de los más de 250.000 Guardianes sumados a la causa. Entre más seamos, más oportunidad tendrán los delfines de nadar en libertad.

 

650 niños se comprometieron a ser Guardianes del Delfín Rosado. ¿Y tú?

Dígale al mundo