El agua se llevó el caballo de este niño. Evitemos que otros miles también mueran

19 de julio del 2016

En los planes de Rodrigo, de ocho años, está convertirse en veterinario. Pero nunca imaginó que una inundación le quitaría a su mejor amigo.

Inundaciones Argentina, nuestra ayuda

Rayo, el caballo de Rodrigo, murió de adenitis equina, una infección de las vías respiratorias. Las inundaciones en Villa Paranacito, en la provincia de Entre Ríos en Argentina, cubrieron con varios metros de agua los pastos, casas y fincas de cientos de familias, amenazando la salud y la supervivencia de miles de animales.

Los cuatro meses seguidos de inundaciones obligaron a Rodrigo y su familia a mudarse varias veces, pues su casa principal y la que construyeron como refugio estuvieron al menos un metro y medio bajo el agua.

Conoce cuál era la situación de los animales en Argentina

La realidad en Entre Ríos era dura: miles de animales están en peligro de morir si no reciben atención veterinaria y medicinas adecuadas.

Por esta razón, nuestro equipo de Manejo de Desastres coordinó con el veterinario Laureano Bello, la municipalidad de Paranacito, la Fundación Argentina para el Bienestar Animal y otras organizaciones locales, la ayuda para más de 23.400 animales.

Perros, caballos y vacas, principalmente, reciben alimento, vitaminas, antibióticos, minerales y desparasitantes que protegerán su salud y ayudarán a su recuperación.

“Esperamos que nuestra ayuda apoye el esfuerzo que realizan los propietarios de los animales afectados, para reactivarles el metabolismo, reducir el estrés y reforzar su sistema inmune después de esta emergencia”, relata Juan Carlos Murillo, Gerente de Respuesta de World Animal Protection.

¿Ya tienes tu plan de emergencia con mascotas?

Durante la emergencia, los caballos y vacas permanecieron en el agua, alimentándose de un lirio de agua que les permitió sobrevivir. Hoy, sin embargo, vemos las secuelas de la emergencia: “animales con heridas causadas por los escombros, e infecciones en las patas producto de la humedad”, describe Juan Carlos.

Rayo, el caballo de Rodrigo, no soportó el daño que el agua, la humedad y las bajas temperaturas le hicieron a su salud. Pese a los esfuerzos hechos, Rayo murió días antes de nuestra visita a la región.

Pero Rodrigo tiene la esperanza de que su familia pronto pueda adquirir otro caballo, al que llamarán Huracán. “Rayo era veloz y por eso se llamaba así. Este va a ser fuerte y por eso se llamará Huracán”, nos cuenta Rodrigo.

Ahora que el invierno está próximo a llegar, la ayuda para estos animales afectados arribó en el momento preciso. Recuperar su sistema inmune evitará que el frío vuelva a poner sus vidas en peligro.

En cualquier momento

Tras la retirada de las inundaciones en Entre Ríos, el panorama es distinto y más esperanzador. Pero alrededor del mundo, los desastres pueden ocurrir en cualquier momento. El terremoto de Ecuador, las erupciones de ceniza en Costa Rica, y las sequías en Tailandia y Etiopía son solo algunos de los eventos naturales que han puesto en peligro la vida de miles de animales recientemente.

Dona para apoyar nuestro trabajo: los fondos recaudados se destinarán a la protección y sustento de los animales afectados por desastres mediante nuestro trabajo continuo en manejo de desastres.

Juntos moveremos al mundo para proteger a los animales en situaciones de desastre. Haz tu donación aquí.

Perros, caballos y vacas, principalmente, recibirán alimento, vitaminas, antibióticos, minerales y desparasitantes que protegerán su salud y ayudarán a su recuperación.
Categorías: 

Dígale al mundo