Consejos para entrenar a tu perro desde cachorro

03/03/2015

Al entrenar tu mascota desde temprana edad, le ayudas a ser obediente y a relucir su personalidad. Eso lo hará un perro más feliz.

Cuando entrenas a tu mascota de forma adecuada desde temprana edad, no solo le estas ayudando a ser obediente y a seguir tus instrucciones, sino que estas sacando a relucir su personalidad y por lo tanto será un perro más feliz.

Ahora bien, junto con el entrenamiento tienes que tener en cuenta dos puntos importantes: la dedicación y la paciencia. El entrenamiento es algo que se logra con la repetición. No se puede esperar que un perro aprenda o recuerde lo aprendido con solo una sesión. ¡Es casi como aprender las tablas de multiplicar!

Por lo tanto, cuando te encuentres listo(a) para empezar a enseñarle a tu perro los comandos básicos y algunos trucos, ya sea con un entrenador profesional o por tu cuenta, hay algunos elementos importantes que debes de saber, estos son:

  1. Sé consistente: Debes de ser claro con las normas que le enseñes a tu perro. Por ejemplo, si no quieres que tu perro se suba a los sillones de tu casa, debes de ser constante en un "NO" y distraerlo con un juguete en el suelo y no dejar que tu perro se suba a los sillones de vez en cuando ya que esto puede llegar a confundirlo. Es importante que todas las personas del hogar sean consistentes con esta regla también.
  2. Haz las sesiones de entrenamiento cortas: Los perros se cansan con sesiones más largas de 10 a 15 minutos, es por esto que si no le das un descanso, puede llegar a retroceder lo que ha aprendido. Es importante que repitas las sesiones de dos a tres veces al día.
  3. Entrénalo antes de las horas de comida: Trata de tener una sesión de entrenamiento rápida con tu perro antes de la hora de comer, ya que esto puede llegar a crear una conexión positiva en la mente de tu perro entre la obediencia y la recompensa. Después de la sesión, dale de comer y felicítalo con cariños.
  4. No te impacientes o te frustres con tu perro: No lo castigues si pareciera ser que tu perro está actuando con terquedad. Si te pones impaciente con tu perro por que aprende más lento de lo que tu esperabas, lo mejor es que se tomen un descanso. 
  5. Cada acción positiva de tu perro merece una recompensa: Con bocadillos, rascarle su espalda, acariciarlo, entre otros. Le estas demostrando a tu perro que hizo algo bien, así él puede intuir que te está haciendo feliz y por lo tanto seguirá repitiendo el mismo comportamiento para ver reacciones positivas de ti hacia él.

Finalmente no te olvides que entre más pongas de tu tiempo y dedicación, mejores resultados vas a ver. Ellos te lo agradecerán siempre, ya que verte feliz es su mayor motivación.