Bebé perezoso progresa después de rescate

07 de febrero del 2018

Para ayudar a mantener seguros a los osos perezosos rescatados, hemos financiado la construcción de cuatro recintos en Colombia que servirán de pequeños hábitats para los osos perezosos en rehabilitación.

En diciembre del año pasado, un oso perezoso macho de tres dedos fue llevado a AIUNAU, un centro de rehabilitación en Caldas, Colombia.

Llegó al santuario con apenas tres meses de edad, hallado por un camionero al costado de la carretera en Ecuador.

AIUNAU descubrió que tenía algunos problemas respiratorios, pero por lo demás parece recuperarse bien en su nuevo hogar.

Recintos AIUNAU

Para mantener a salvo a los perezosos rescatados, hemos financiado la construcción de cuatro recintos que les servirán como pequeños hábitats.

Los hábitats han sido cuidadosamente diseñados para dar el mejor cuidado y libertad, con abundante comida y grandes copas de árboles en dónde esconderse.

Aunque los recintos se han construido y diseñado para rehabilitar osos perezosos adultos, cada nuevo hábitat puede recibir cuatro perezosos adolescentes, o un perezoso adulto. Esto significa que el perezoso recientemente rescatado probablemente tendrá compañía en su nuevo hogar dentro de muy pronto.

Estos son los recintos de perezosos actuales en la fundación AIUNAU, están hechos con tierra y pasto natural, árboles y ramas para escalar y explorar. Foto cortesía de World Animal Protection

El cuidado especializado y el tratamiento veterinario asegurarán que los osos perezosos rescatados jóvenes sean vigilados y reciban una nutrición adecuada a medida que pasan a la adultez. Una vez que sean lo suficientemente maduros y sanos, serán liberados nuevamente a su hogar natural.

Osos perezosos en rehabilitación

A menudo, los osos perezosos sufren de ansiedad después de haber sido alejados de sus madres a una edad temprana.  

Para mediar en esta ansiedad, cada bebé perezoso en el centro de rehabilitación se coloca en su propio cesto de mimbre, lleno de mantas suaves para simular el calor y la protección de sus madres.

Estos recintos están llenos de tierra natural y un suelo de hierba, árboles y ramas para trepar y explorar y un techo transparente que les permita ver el entorno natural alrededor, y para mantenerlos calientes y a salvo de los elementos hasta que son lo suficientemente grandes para sobrevivir por si mismos.

La Negrita (escondido) y Machito (al frente), perezosos de dos dedos en la fundación AIUNAU. Foto de World Animal Protection

Los otros tres recintos están programados para ser construidos más adelante en este año; un segundo Caldas, y otros dos en una ubicación previa a la liberación en un rancho boscoso en el estado de Córdoba.

Haz clic aquí para registrarse y recibir actualizaciones por correo electrónico, donde obtendrá más información sobre el progreso de este sancturario en los próximos meses.

 

Dígale al mundo