5 mitos al descubierto sobre los gatos

20/02/2017

En la celebración del día del gato, respondemos a varios mitos sobre este popular animal de compañía

No, los gatos no tienen 7 vidas. Tampoco son enemigos acérrimos de los perros. Te invitamos a aprender más sobre los gatos.

1. Los gatos negros traen mala suerte

Durante la Edad Media, algunas personas creían que los gatos negros eran brujas transformadas en animales y que encontrarse con ellos en la calle era señal de mala suerte. Se trata de un prejuicio infundado. El color negro se produce de forma natural en gatos (así como los perros) y está vinculado a la acumulación de pigmentación de melanina. Esta es una característica genética y no tiene influencia en el comportamiento del animal.

2. Las mujeres embarazadas deben deshacerse de su gato para no contagiarse de toxoplasmosis

Los gatos se infectan con este organismo cuando cazan y comen presas infectadas. Si es la primera vez que entran en contacto con este organismo, los gatos excretarán quistes de Toxoplasma en las heces por un corto tiempo, y es cuando las personas se pueden infectar si ingieren por alguna razón esas heces infectadas.  A pesar de la mala fama que tienen los gatos con el Toxoplasma, es mucho más probable que las personas se infecten con este organismo consumiendo carne de cerdo mal cocinada que de un gato. Sin embargo la  Dra Melania Gamboa, Gerente de Programas Veterinarios de Protección Animal Mundial dice que es importante limpiar la caja de arena todos los días para no darle tiempo a que los quistes se vuelvan infecciosos; si estás embarazada, usar guantes o que alguien más limpie la caja.

 

3. Perros y gatos se llevan mal

La Dra Melania Gamboa explica que un gato que convive con perros durante la etapa de socialización de cachorro no verá a esta especie como enemiga. Perros y gatos pueden convivir en armonía en un mismo espacio.

 

4. Los gatos son animales traicioneros

La Dra Melania comenta que afirmaciones similares surgen al compararlos con los perros; estos últimos son altamente sociales. En cambio los gatos son animales más solitarios, pero eso no quiere decir que no establezcan vínculos de apego con otros animales o con su familia humana y por lo tanto que muestren afecto pero de una manera distinta a la otros animales. También es importante tener en cuenta que los gatos tienen personalidades diferentes. Es decir, así como algunos pueden ser cariñosos, otros pueden ser más esquivos.

 

5. Los gatos tienen 7 vidas

La creencia de que los gatos tienen 7 (o hasta más vidas, en las culturas anglosajonas les otorgan 9) tiene su origen en el significado que las distintas culturas le dan a los números y los animales. Pero a pesar de que los gatos son animales muy ágiles y curiosos, sólo tienen una vida. Como cualquier otro animal requieren de cuidados de dueños responsables.