5 hechos sorprendentes sobre la crueldad hacia las tortugas en Islas Caimán

23/05/2016

Manipular tortugas marinas es una de las diez atracciones turísticas con vida silvestre que hemos identificado. En la Granja de Tortugas Caimán, los turistas tienen la posibilidad de sostenerlas en sus manos, y podrían lastimarlas de forma innecesaria

Mientras lees esto, el sitio web de TripAdvisor está vendiendo paseos a la Granja de Tortugas de islas Caimán. La granja además recibió un Certificado de Excelencia de parte de TripAdvisor.

Las tortugas marinas son creaturas solitarias y naturalmente tímidas. Migran por miles de kilómetros a través del océano durante toda su vida.

Las tortugas marinas de la Granja de Tortugas de Islas Caimán no pueden viajar mar adentro. Al contrario: son hacinadas en tanques y alimentadas con bolitas de comidas en lugar de los pastos marinos naturales. Los turistas son alentados a agarrarlas y sostenerlas, sin percatarse del tormento mental y sufrimiento físico al que las están sometiendo.

La Granja de Tortugas de las Islas Caimán es además la única que aún reproduce tortugas para consumo humano.

Los siguientes son cinco datos sobre la crueldad contra las tortugas que aún prevalecen hoy.

1. Pelean por espacio en tanques hacinados





Las tortugas marinas nadan largas distancias en su habitat silvestre. Entonces, imagina la crueldad que significa aprisionar a una en un tanque pequeño. Miles de tortugas en la Granja de Islas Caimán pasan todas sus vidas peleando por espacio en medio del hacinamiento. Las piletas de poca profundidad no les permite expresar sus comportamientos naturales, como el de sumergirse y buscar comida. En cambio, las tortugas se enferman y estresan. Su comportamiento cambia, y se ensañan una contra la otra, mordiendo y mutilándose entre sí.

2. Se enferman por el bloqueador solar y el repelente

Turtle being held by tourist


 

El bloqueador solar y el repelente contra insectos puede ser tóxico para las tortugas. Por esto, los animales que son manipulados por los turistas están en peligro al entrar en contacto con los restos de estos productos en las manos de las personas.

Tristemente, ambos productos son prevalentes en las manos de los turistas, quienes buscan protegerse del sol caribeño y de las picaduras de mosquitos.

3. El estrés les debilita el sistema inmune

Wildlife. Not Entertainers - World Animal Protection


Imagen: Michelle de Villiers

Debido a su timidez natural, cuando se sostiene a una tortuga marina ella sufre muchísimo estrés. El estrés les debilita el sistema inmune, y aumenta la susceptibilidad a enfermedades.

4. Fracturas y uñas arrancadas



 

Cuando un turista agarra a una totuga marina, suelen entrar en pánico y agitan sus aletas con intensidad, lo que puede causar fracturas y uñas arrancadas

5. Caparazones rotos



 

En muchas ocasiones, los turistas accidentalmente dejan caer a las tortugas si tienen problemas para sostenerlas. Esto puede causarle serias lesiones, incluyendo un caparazón roto, que puede ser mortal para la tortuga.

Mira otras nueve atracciones turísticas que son crueles contra la vida silvestre

Las tortugas merecen una vida mejor y más natural

Las tortugas marinas, como todo animal silvestre, merece vivir libre de sufrimiento. La tortuga verde marina es una especie en peligro de extinción. Quisiéramos ver que la Granja de Tortugas de Islas Caimán se convierta en un centro de rehabilitación y educación de tortugas marinas, como el Observatorio Kélonia para Tortugas Marinas, en la isla Reunión, que imita las condiciones del hábitat natural de las tortugas.

200.000 personas están de acuerdo: la crueldad hacia tortugas y otras especies silvestres debe acabar.

Mientras lees esto, TripAdvisor está vendiendo paseos a la Granja de Tortugas de Islas Caimán. La granja además ha recibido un Certificado de Excelencia por parte del sitio web de TripAdvisor.

Suma tu voz a las más de 200.000 personas que están pidiendo a TripAdvisor que deje de lucrar con las atracciones turísticas que son crueles hacia la vida silvestre. Firma la petición hoy.