COVID-19 y su relación con los perros

Contexto

El brote del nuevo coronavirus está causando temor e incertidumbre en todo el mundo. También se cierne como una amenaza sobre el bienestar de los animales de compañía, ya que mucha gente piensa que sus mascotas podrían propagar el virus y que deberían ponerlas en cuarentena. Preocupa, además, que el miedo lleve al sacrificio despiadado de perros y gatos.  

Esto podría conllevar a otras situaciones de salud pública, como incremento de mordeduras y agresiones a humanos y otros animales, atropellamientos resultando en accidentes de tránsito, y posiblemente a un aumento de ocurrencia de enfermedades entre los animales y eventuales zoonosis como la rabia, leishmaniasis, entre otras.   

Hemos preparado este cuestionario para disipar dudas y distinguir entre mito y realidad. Nuestro mensaje es simple:

En este momento no existe evidencia científica de que las mascotas sean una fuente de infección ni para otros animales ni para los seres humanos. Nuestra recomendación es que los dueños de mascotas las sigan cuidando y mantengan la calma. El abandono no es, bajo ningún concepto, una opción. Tampoco lo es el sacrificio de animales.  Esta pandemia no es, ni puede llegar a usarse, bajo ningún concepto, como una justificación para practicar la matanza despiadada.  

Los perros mejoran y enriquecen la vida de los humanos. Los acompañan, protegen sus casas y animales de producción, y son capaces de aprender e incluso de realizar tareas extraordinarias. Adicionalmente, pueden ser de un gran apoyo psicológico para las familias, al reducir niveles de estrés y tendencias suicidas, algo de mucho apoyo en época de distanciamiento social.

Expertos en la región

Dra. Melania Gamboa – Asesora técnica para Animales en Comunidades, Oficina Internacional 

mgamboa@worldanimalprotection.org

Acaba con el comercio de vida silvestre

Toma acción

Indicates required field

Marca ambas casillas para saber de nosotros:

18

World Animal Protection no venderá ni intercambiará su información con terceros. Si deseas dejar de recibir noticias nuestras o cambiar la forma en que nos comunicamos, envíe un correo electrónico a infola@worldanimalprotection.org. Para obtener información sobre cómo usamos sus datos y cómo mantenemos sus datos seguros, lee nuestra política de privacidad.

La Organización Mundial de la Salud, la Organización Mundial de la Salud Animal (OIE), la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA), así como otras instituciones de salud humana y animal señalan que actualmente no hay evidencia científica de que los animales de compañía puedan propagar el COVID-19. Ahora bien, la información sobre el coronavirus está evolucionando rápidamente, así que haremos las actualizaciones correspondientes conforme se obtengan nuevos datos.

Algunos perros y gatos han sido puestos en cuarentena y analizados con exámenes de laboratorio de coronavirus. Al 29 de marzo, han habido tres casos curiosos de posible infección y todos se consideran casos aislados.

La Organización Internacional de Sanidad Animal dice lo siguiente: “Los servicios veterinarios de la Región administrativa especial de Hong Kong de la República Popular de China notificaron a la OIE que dos perros se habían infectado por el virus del COVID-19 tras una estrecha exposición a sus dueños que estaban enfermos por el COVID-19. Las pruebas, realizadas mediante PCR en tiempo real, demostraron la presencia de material genético del virus COVID-19 en muestras nasales y orales. Los perros no mostraron ningún signo clínico de la enfermedad.” De hecho, el pastor alemán vivía con un perro de raza mixta que nunca se enfermó y tampoco presentó virus en el examen PCR.

”Los servicios veterinarios de Bélgica notificaron a la OIE que un gato perteneciente a una persona positiva al COVID-19 dio resultado positivo al virus del COVID-19. El gato mostró signos de enfermedad respiratoria y gastrointestinal. La prueba efectuada por PCR en tiempo real, mostró la presencia de material genético del virus del COVID-19 en muestras de vómito y de heces. Se sospecha infección, pero aún no se ha confirmado.” Este caso ha sido controversial entre expertos y algunos consideran que se necesitan más pruebas.

Recordemos siempre tomar las medidas sanitarias adecuadas: el lavado de manos antes y después de haber estado con animales o de haber tocado sus pertenencias. .

Aunque amemos a nuestras mascotas, besarlas no es buena idea. Los perros y los gatos, lo mismo que nosotros, tienen bacterias en la boca que pueden causar enfermedades. A algunos perros les gusta que los abracen, a otros no. Por favor, no abrace perros o gatos que se vean incómodos o asustados: podrían estar estresados y morder. Este consejo es especialmente importante para los niños, porque ellos no pueden leer el comportamiento de un gato o de un perro tan bien como los adultos. Si desea acariciar un perro, hágalo, pero lávese las manos antes y después de tocarlo, sacarlo a caminar o darle de comer, para deshacerse de los microbios, incluido el coronavirus, en caso de que haya entrado en contacto contigo o tu mascota.

Se recomienda que las personas que ha contraído esta enfermedad limiten el contacto con animales, hasta que se tenga más información sobre el virus. Así nos cuidamos nosotros y los cuidamos a ellos. Todavía falta mucho por aprender sobre el COVID-19; conforme pase el tiempo, vendrá más información.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan lo siguiente: “Si usted ha contraído el COVID-19, limite el contacto con mascotas y otros animales, como lo haría con cualquier otra persona que estuviera a su alrededor.

Se recomienda que las personas que esten contagiadas limiten el contacto con animales, hasta que se tenga más información sobre el virus. En la medida de lo posible, pida a algún otro miembro del hogar que cuide a sus animales, mientras usted se recupera.

Si usted ha contraído el COVID-19, evite el contacto con su mascota; esto incluye abrazarla, acariciarla, besarla, dejarse lamer y compartir la comida. Si usted tiene que cuidar a su mascota o estar cerca de animales mientras está enfermo, lávese las manos antes y después de interactuar con ellos y utilice una mascarilla”. Le recomendamos revisar la información que constantemente se actualiza en el sitio web del CDC.

En este momento, no hay evidencia científica de que los animales de compañía puedan ser una fuente de infección por coronavirus. Por tanto, no es necesario poner a su perro en cuarentena, si usted se enferma. Sin embargo, los CDC recomiendan que “… si usted ha contraído el COVID-19, limite el contacto con animales hasta que se tenga más información sobre el virus. En la medida de lo posible, pida a algún otro miembro del hogar que cuide de sus animales, mientras usted se recupera. Si usted tiene el COVID-19, evite el contacto con su mascota; esto incluye, abrazarla, acariciarla, besarla, dejarse lamer y compartir la comida. Si usted tiene que cuidar a su mascota o estar cerca de animales mientras está enfermo, lávese las manos antes y después de interactuar con ellos y utilice una mascarilla”. Le recomendamos revisar la información que constantemente se actualiza en el sitio web del CDC.

Los perros y los gatos se pueden enfermar por muchas razones. No obstante, si su perro o su gato desarrolla una enfermedad atípica o entra en contacto con alquien que padece el COVID-19, llame a su veterinario o a un funcionario de salud pública. Seguramente este funcionario le recomendará llevar su mascota al veterinario. Informe al veterinario de la situación para que se prepare de antemano. No lleve la mascota al veterinario a menos que se le indique hacerlo.

No. No hay evidencia científica de que los perros o los gatos padezcan el COVID-19 o que la puedan transmitir a la población humana. La mascarilla puede interferir con la respiración de los animales y causarles estrés. Las razas de cara plana (pugs, bulldogs, etc.), que ya de por sí tienen problemas para respirar, podrían sufrir un golpe de calor si se les pone una mascarilla.

Lo más importante es que usted siga cualquier regla y recomendación que haya sido comunicada por su gobierno con respecto a salir de casa y mantenerse seguro. Si usted todavía puede salir a la calle y no presenta síntomas de el COVID-19, podría sacar a caminar a su perro, evitando el contacto con personas. No hay evidencia de que los perros se pueden enfermar o transmitir el COVID-19 a las personas. Tampoco hay evidencia de que el virus pueda transmitirse a través de las heces. Sin embargo, es de vital importancia que usted recoja las heces y las deseche responsablemente, para respetar la salud pública y a su comunidad. Siempre lávese las manos antes y después de interactuar con su mascota o sus pertenencias y asegúrese de desinfectar todas las superficies de su hogar.

Lo correcto es mantener el aislamiento social, pero también es esencial que su mascota camine y haga ejercicio. Si va a salir con su perro, le sugerimos que siga las recomendaciones de los Consejos Veterinarios, para garantizar la seguridad de todos:

  • Las caminatas al aire libre deben ser cortas y enfocadas, solo para satisfacer sus necesidades fisiológicas;
  • Solo una persona debe pasear al perro en cada salida;
  • Busque lugares menos concurridos y prefiere los momentos más tranquilos;
  • Evite el contacto con otros animales y con otras personas;
  • De vuelta a casa, limpie las patas de su mascota con agua y jabón neutro, asegurando de limpiar el pelaje entre los dedos. Hable con su veterinario para conocer sobre productos seguros para tu mascota.

Los perros y los gatos necesitan realizar actividad física. Por tanto, se debe mantener el tiempo que estaba destinado a sacarlos a caminar, pero reemplazarlo con juegos. Por ejemplo, jugar a la pelota en el patio o, si usted vive en un apartamento, inventar juegos con juguetes nuevos o enriquecer el entorno escondiendo “premios” para que el perro no se aburra. En el caso de los gatos, es importante proporcionarles estructuras verticales para que puedan trepar.

No es totalmente imposible que su mascota traiga virus a tu hogar si el COVID-19 está presente en la calle, si una persona enferma ha tosido o escupido sobre ella. Lo mismo sucede con sus zapatos, por lo que se recomienda tener “zapatos de calle” y cambiarse a “zapatos de casa”. Podría optar por lavar las patas de su mascota con agua y jabón neutro (apto para la piel de tu mascota), después de sacarlos a caminar, o de limpiarlas con un trapo mojado con agua y jabón. NO USE alcohol o cloro sobre la piel de los animales pues se puede irritar. No se recomienda bañar a los perros todos los días. Sigue las instrucciones de los productos de limpieza aptos para animales y mantenlos cepillados y limpios.

Las vacunas que actualmente se colocan a los perros contra el coronavirus sirven para protegerlos contra infecciones digestivas producidas por otro tipo de coronavirus (CCoV); no tienen licencia de protección contra el COVID-19. No hay evidencia científica de que la vacuna que se pone a los perros contra el coronavirus proporcione protección cruzada contra una infección producida por el nuevo virus de 2019 en animales. Por tanto, la vacuna canina contra coronavirus no funciona para combatir el COVID-19.

Si usted debe ser hospitalizado, pida a un familiar o persona de confianza que cuide a su mascota. Algunos perros y gatos se ponen nerviosos, ansiosos e incluso agresivos en un nuevo lugar (no se sienten seguros), así que lo mejor sería que alguien llegara a su casa a darles de comer y a jugar con ellos. Sin embargo, si hay orden de no salir, lo más conveniente es que alguien (ojalá una persona que le resulte familiar al animal) se lo lleve a un hogar temporal donde lo cuiden bien.

Usted debe seguir las recomendaciones de la municipalidad de su región o país y del consejos veterinario. Puede sustituir la caminata de los perros y atenderlos en casa: jugar con ellos e inventar actividades que los ayuden a ejercitarse y a mantener, hasta donde se pueda, las rutinas que antes tenían. Los “cuidadores” de animales, como el resto de la población, deben seguir las recomendaciones sanitarias: lavarse las manos, aplicar el distanciamiento social, toser/estornudar de manera apropiada, desinfectar las superficies. El correcto lavado de manos antes y después de interactuar con los animales es vital.

Al igual que con las mascotas, no hay evidencia que los perros de la calle (sin dueño o comunales) puedan transmitir el COVID-19 a la gente. Después de todo, tengan dueño o no, siguen siendo perros. Sin embargo, si usted entra en contacto con un perro comunal, tenga el cuidado de lavarse las manos luego, para eliminar cualquier microbio, incluyendo el COVID-19 en el caso de que este haya caído sobre el pelaje del perro. Algunos perros de la calle podrían sufrir innecesariamente durante esta pandemia. Puede que la gente que los alimenta tenga que quedarse en casa o estén atendiendo la orden de no salir. También, pese a que la evidencia apunta a que ni gatos ni perros transmiten la enfermedad, podrían ser abandonados o sacrificados por puro miedo. Las matanzas de perros deambulantes no son solo un acto de crueldad, sino que no sirven para eliminar enfermedades zoonóticas de transmisión canina. La rabia es un ejemplo de ello. Las matanzas socavan los esfuerzos de vacunación donde la tasa de reemplazo es muy alta y son éticamente cuestionables. Además, se ha probado que la vacunación canina masiva da buenos resultados. No hagamos del coronavirus otro ejemplo de aplicación de medidas despiadadas y totalmente ineficientes. Algunos perros de la calle pueden ser responsabilidad de tu gobierno local o de voluntarios locales. Póngase en contacto con ellos antes de salir a alimentar a animales de la calle. Si su gobierno todavía permite que salga de casa y tiene la oportunidad de alimentar a animales, siga todas las recomendaciones sanitarias de tu municipalidad y acate cualquier reglamentación que haya sido comunicada para evitar la diseminación de la enfermedad. Si cree que está enfermo de coronavirus, no salga. Si no puedes salir, puede dejar comida y agua afuera de su casa donde los perros puedan alcanzarla. Algunos perros y gatos pueden estar sufriendo de hambre y sed, especialmente si han pasado días sin comer, lo que los vuelve desesperados y potencialmente agresivos. Tome todas las medidas para que no salga accidentalmente mordido, especialmente si está cargando comida y siga nuestras 5 claves para la prevención de mordeduras. No permita que los niños alimenten a los perros de la calle en este momento.

Es lamentable que el miedo mal dirigido lleve a la gente a abandonar a sus animales o incluso a aplicarles la eutanasia. Como mencionamos anteriormente, no hay evidencia que señale que los perros o los gatos puedan transmitirla el COVID-19 a los humanos. La mejor manera de prevenir la enfermedad es lavarse las manos, toser/estornudar de manera responsable, limpiar las superficies con desinfectante y aplicar el distanciamiento social. Abandonar o matar animales es algo que les ocasiona sufrimiento y alimenta el ciclo de pánico; es cruel, para nada ético y no resuelve la pandemia

Las mascotas han demostrado ser una excelente compañía e inclusive pueden reducir niveles de estrés y tendencias suicidas, algo que es muy positiva en nuestra actual situación de cuarentena por la pandemia. Les recomendamos a todos los dueños de mascotas que las sigan cuidando y que mantengan la calma. El abandono no puede ser, bajo ningún concepto, una opción. Sean dueños responsables, sigan dándoles amor, cuidados cariño a sus mascotas, pero eviten besarlas y lávense las manos antes y después de tocarlas o de tocar sus juguetes o su comida.

No. Los animales no deben convertirse en víctimas de esta pandemia. Son vulnerables; necesitan nuestra ayuda y nuestra protección. En este momento no hay evidencia científica de que los perros o los gatos callejeros puedan transmitir el COVID-19; por tanto, no tenemos que asustarnos o preocuparnos por que nos pasen la infección. Esto no exime de seguir las medidas recomendadas por las autoridades sanitarias, como el lavado de manos.

Un efecto secundario de la pandemia es que los hogares temporales no pueden recibir a los voluntarios, el financiamiento ha disminuido y la gente que podría adoptar no lo está haciendo. Debido al distanciamiento social, el personal de estos hogares temporales no puede llevar a cabo campañas de vacunación, esterilización o educación. Esto es peligroso para los animales cuya supervivencia y bienestar dependen de estas actividades.

Llame al refugio para ver si usted puede adoptar un animal por un tiempo (casa cuna), mientras se encuentre trabajando desde casa.

Donar comida o dinero es una forma fácil y útil de ayudar. Otra opción es hacer una campaña virtual para recoger fondos y alimentos para la organización que cuida de los animales en tu comunidad, pues todos van a necesitar de ayuda durante la cuarentena.

Aap in een kooi
covid perros gatos
guia maltrato animal