Selfies con Perezosos: cómo descubrimos el verdadero impacto

Publicado el 21/12/2017 by Gemma Carder

Nuestra investigación muestra que cuando los perezosos son sacados de su hábitat natural para ser manipulados por turistas, dañan su salud y bienestar mental

Cada año, cientos de perezosos son sacados de la naturaleza para ser utilizados como accesorios en fotografías para turistas.

De las seis especies de perezosos, los perezosos de tres dedos con garganta café son los más comúnmente usados para los selfies de turistas. Su naturaleza tranquila y dócil hace que sea más fácil para la gente sacarlos de la naturaleza y usarlos para el entretenimiento turístico.

Estos animales silvestres a menudo son sujetados por sus brazos o garras mientras son pasados de persona a persona. Muchos de estos turistas nunca han sujetado un perezoso antes. Puede ser una oportunidad emocionante, única en la vida.

Pero queríamos investigar el verdadero impacto en el bienestar de los perezosos involucrados. Saber cómo se ven afectados los perezosos nos ayudaría a entender cómo podemos protegerlos.

Una brecha en la investigación

Las investigaciones científicas en el pasado han encontrado que la manipulación de los animales silvestres puede causarles estrés físico y psicológico.

Sin embargo, ninguna investigación de la que tengamos conocimiento ha analizado el impacto que tiene el contacto directo con las personas en el bienestar de los perezosos.

Para ayudarnos a proteger a los perezosos, investigamos el impacto que el contacto humano directo tiene sobre estos animales silvestres. 

Lo que el comportamiento del perezoso nos dice sobre su bienestar

El monitoreo del comportamiento animal es un método confiable y común para interpretar sus estados emocionales y bienestar. Entonces, examinamos el comportamiento de los perezosos mientras los trataban, para ver cómo se veía afectado su bienestar.

Pero primero, era esencial saber cómo se comportan normalmente los perezosos. Esto nos daría una comparación entre cómo se comportan los perezosos en su hábitat natural y cómo se comportan cuando son tratados por personas.

En enero de 2017, viajé a Medellín en Colombia para visitar la AIUNAU. Este es un centro de rescate y rehabilitación para osos perezosos y otros animales, incluidos osos hormigueros y armadillos. Pasé algún tiempo observando a los perezosos alojados allí, recopilando datos sobre su comportamiento. 

Cuando las personas tocan a los perezosos, puede tener un impacto negativo en su bienestar. 

Filmando perezosos usados para selfies

Para ayudar a comparar el comportamiento de los perezosos, dos investigadores dedicados se hicieron pasar por turistas y viajaron a Colombia y Brasil para filmar los perezosos que se usan en selfies de turistas.

Reunieron horas de material. De vuelta en Londres, revisamos el material para observar el comportamiento de los perezosos al ser tratados. Usando análisis estadísticos, comparamos el comportamiento de los perezosos cuando se les trataba a cuando estaban alojados en un entorno seminatural en el centro de rescate y rehabilitación.

Lo que descubrimos

Encontramos grandes diferencias en el comportamiento del perezoso.

Cuando los perezosos fueron tratados, estaban más atentos, lo que sugiere que pueden haber tenido miedo de su entorno. También dormían menos y se comportaban de maneras consideradas anormales para la especie.

Concluimos que es muy probable que algunos de los comportamientos observados son indicadores de miedo, estrés y ansiedad causados ​​por el contacto físico directo con las personas. Los comportamientos observados indican que cuando los perezosos se usan para selfies su bienestar se ve comprometido.

Muchos turistas que avivan la demanda de encuentros cercanos con los perezosos no se dan cuenta del daño que tal actividad causa a los animales involucrados.

Pero sabemos que el tratar a los perezosos puede causarles estrés y ansiedad. Y puede acortar su tiempo de vida.

Esta investigación ayudó a proporcionar algunas de las pruebas para nuestra campaña de Código de Selfie con Vida Silvestre.

El sufrimiento que descubrimos muestra que es vital que hablemos de los perezosos en el turismo. ¿Firmarás nuestro compromiso y ayudarás a difundir el daño que los selfies pueden hacer a los perezosos?