Asesino silencioso responsable de la muerte de la vida marina

Postado en 08 de junio del 2017 por

Ingrid Giskes

Hace dos años, la caza de ballenas creó una indignación pública masiva, y totalmente justificada. En el 2015, las flotas japonesas mataron a más de 300 ballenas minke en el Océano Antártico, a pesar de una prohibición de 30 años contra la actividad barbárica.

Más de 33 países protestaron en contra de la operación que fue condenada globalmente como un "crimen contra la naturaleza". Los activistas se manifestaron en todo el mundo, desde huelgas de hambre en Australia hasta escalar edificios gubernamentales en Noruega, y la conducción más extrema de un cadáver de ballena a través de un puerto islandés, lo que refleja una larga historia de audaces protestas contra la caza de ballenas.

 Sin embargo, debajo de la superficie de nuestros océanos hay otro peligro oculto que mata y hiere a un gran número de ballenas y animales marinos.

Las redes de pesca, las líneas y las trampas abandonadas, perdidas y descartadas, que se conocen comúnmente como "redes de pesca fantasma", pueden estar en nuestros océanos por hasta 600 años y son una de las mayores y más potentes amenazas para nuestra vida marina y su bienestar.

Para poner el tema en perspectiva, una ballena arponada morirá dentro de seis horas. Una ballena atrapada en un equipo fantasma sufrirá, se sofocará y morirá de hambre hasta seis meses antes de su muerte eventual. Es inhumano.

Cada año, se deja un asombroso total de 640.000 toneladas de este equipo de pesca en nuestros océanos, hiriendo, mutilando y matando a cientos de miles de ballenas, focas, tortugas y aves anualmente. Más de 817 especies diferentes de vida marina han sido afectadas hasta ahora. Y no sólo cuesta la vida de los animales marinos, también le cuesta millones de dólares en ingresos perdidos cada año a la industria pesquera.

El equipo fantasma erradica los productos comercializables y ha causado una disminución estimada del 10% de las existencias de peces a nivel mundial.

Una nueva investigación estima que una red de pesca abandonada podría matar casi $15.000 en poblaciones de peces durante 10 años, mientras que el costo para quitar este equipo es de sólo $1.000. Pero hay esperanza a medida que la marea vuelva por animales marinos.

A principios de junio estaremos trabajando para conseguir que algunas de las partes más importantes e influyentes del gobierno y de la industria pesquera de acuerdo con enfrentar el problema del equipo fantasma e inclinarlos a la acción. Estuvimos en la Conferencia sobre el Océano de las Naciones Unidas  y en la Cumbre SeaWeb Seafood, hablando con los gobiernos, actores del sector privado y las ONGs acerca de unirse a la Iniciativa de Equipo Fantasma Global (GGGI) para reducir el las redes fantasmas. Hace dos años establecimos la GGGI como una alianza de gobiernos, líderes de la industria, académicos y ONGs que trabajan para evitar que, en primer lugar, los equipos de pesca sean perdidos, abandonados o descartados en nuestros océanos, además de quitar el equipo que ya está allí.

Como hemos crecido, el GGGI se ha convertido en un influyente importante de la conversación sobre la contaminación marina y el sufrimiento de los animales infligido por las redes fantasma. Y hay un sentido de los participantes de que el momento de actuar para nuestros océanos es ahora. Estas dos conferencias clave son un gran momento para catalizar el cambio para los millones de animales marinos que son atrapados, mutilados y asesinados por equipos de pesca fantasma cada año.

Un enfoque de asociación

En el período previo a la Conferencia sobre el Océano de las Naciones Unidas, estamos pidiendo a los gobiernos y otras partes interesadas que registren su compromiso voluntario con el Objetivo 14 del Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas relacionado con el equipo fantasma. El Objetivo 14 está totalmente centrado en nuestros océanos, y el primer objetivo es la reducción significativa de la contaminación marina para el 2025.

Desde que la GGGI registró su compromiso con este objetivo, Bélgica, Samoa, Tuvalu y Tonga se han unido a nosotros, y estamos teniendo conversaciones positivas con muchos otros gobiernos.

Mejor manejo de los equipos, océanos más seguros para los animales

Si queremos impulsar de verdad el cambio global, es fundamental hacer que la industria pesquera se comprometa. En la Cumbre SeaWeb Seafood en Seattle pusimos en marcha nuestro mejor marco de prácticas con las partes interesadas de la industria, hablando con ellos sobre cómo aplicar los principios a su cadena de suministros. Esto no sólo reducirá la cantidad de equipo fantasma que entra en nuestros océanos y daña a los animales marinos - también puede ser económicamente beneficioso para sus negocios. También estamos en conversaciones con varios posibles socios corporativos que probablemente se unirán a la GGGI en las próximas semanas.

 

 

 

Más artículos de:

Ingrid Giskes

Dígale al mundo