Chile es el 6º productor más grande de carne porcina del mundo. Sin embargo, en cuestiones de bienestar animal nuestro país aún esta rezagado. Miles de cerdas pasan toda la vida en jaulas, sin espacio suficiente para moverse. Y miles de lechones sufren crueles mutilaciones en sus primeros días de vida.

Otros países ya empezaron a cambiar esa realidad. En la Unión Europea, las cerdas ya no sufren por estar en jaulas individuales durante la gestación. Ese sistema anticuado, también ya fue prohibido en Australia, Canadá y Sudáfrica. ¿Por qué Chile está rezagado?

El bienestar de los animales criados en nuestro país no puede depender solamente  de la iniciativa de algunos productores. Es necesaria una legislación que promueva cambios a largo plazo para los 3 millones de cerdos criados anualmente en Chile.

 

De las jaulas solitarias a galpones hacinados

En sistemas con bajos niveles de bienestar animal, los cerdos sufren diversos problemas. 

La  mayoría de ellos vive en galpones hacinados y sin enriquecimiento ambiental – como cuerdas, heno y pelotas para distraerlos. En esas condiciones, los animales quedan frustrados y las peleas son comunes.

Las hembras gestantes son confinadas en jaulas apretadas, sin espacio suficiente para moverse. Eso genera un sufrimiento continuo para esa inteligente especie, que organiza su espacio en áreas para alimentarse, descansar y hacer sus necesidades.

¡Cambia la vida de los cerdos: firma nuestra petición ahora!

Pide al Ministerio de Agricultura que cree una legislación para acabar con las prácticas anticuadas y crueles en la cría de cerdos, como la castración sin anestesia, el corte de orejas y la gestación en jaulas.

Sin una legislación que establezca prácticas de bienestar animal, los cerdos criados en Chile pueden:

  • pasar toda o buena parte de su vida en jaulas individuales; 
  • sufrir lesiones en la piel y problemas de locomoción por falta de espacio
  • desarrollar comportamientos anormales para la especie, como morder las rejas de las jaulas;
  • ser castrados, tener la mitad de la cola cortada y la orejas mutiladas en los primeros días de vida, sin anestesia
  • crecer en cobertizos hacinados, sujetos a peleas y enfermedades. 

Es posible cambiar la vida de los cerdos. Algunas empresas ya están adaptando sus sistemas de producción, implementando métodos como la gestación en grupo y evitando el corte de colmillos o muescas en las orejas. Entonces, ¿por qué la legislación en Chile continúa rezagada?

Nuestro  país tiene el potencial para liderar ese cambio en Latinoamérica y mejorar la vida de millones de cerdos.

Entiende cómo 

Dígale al mundo