La historia de Kesi: sobrevivir a pesar de las probabilidades

Las lesiones de Kesi hacen que trepar sea todo un desafío

Las lesiones de Kesi hacen que trepar sea todo un desafío

Kesi es un orangután huérfano al cuidado de the Borneo Orangutan Survival Foundation. Desde su rescate, Kesi ha estado aprendiendo habilidades que pueden permitirle una vida independiente. Meike, una de sus cuidadores, nos cuenta la historia.

El nombre de Kesi significa "chiquillo nacido en tiempos difíciles". Usted entenderá la importancia que tiene después de leer su historia.

"Una noche, Eko, un paramédico veterinario que regresaba de un operativo de rescate, trajo un paquete al centro de rehabilitación Nyaru Menteng. Dentro, había un orangután pequeñito, de aproximadamente tres meses de edad, con sus ojos completamente abiertos.

Entonces vimos su mano izquierda: estaba mutilada. Tuve que apartar la mirada. Podía imaginar la escena; esa es una historia familiar en Nyaru Menteng:

La escasez de alimento en el diezmado bosque obligó a la madre de Kesi a avanzar hacia el peligro de los cultivos de las poblaciones humanas. La madre camina, demasiado débil para trepar, Kesi se agarra. Intempestivamente, personas atacan con machetes, matando al mono adulto. La bebé, que la está apretando fuertemente, pierde su mano. Se le permite vivir a la pequeña, quizá para ser vendida en el mercado negro del tráfico de mascotas. 

Después de la conmoción inicial, vimos que también le costaba abrir su pie izquierdo. Encontramos una cicatriz grande ahí, supuestamente causada por el mismo machete que le quitó su mano. Esperamos que con el tiempo su pie pueda empezar a abrir para darle la oportunidad de trepar."

Un futuro mejor

Kesi se ha adaptado al uso de su brazo a pesar de la pérdida de su mano

Kesi se ha adaptado al uso de su brazo a pesar de la pérdida de su mano

© Borneo Orangutan Survival Foundation

"Desde esa noche, Kesi ha logrado grandes progresos – ahora puede trepar árboles pequeños por ella misma, usando sus dedos de los pies para sostenerse; sin embargo, todavía necesita ayuda para volver abajo y cuando un cuidador no llega lo suficientemente rápido (usualmente tienen otros orangutanes pequeños colgando de sus piernas) Kesi grita tan fuerte como puede.

Aunque no pueda seguirle el ritmo a los otros orangutanes, Kesi persevera. Siempre trata de alcanzar un rama más alta para alcanzar a sus compañeros; nunca se rinde. Se está adaptando a su brazo dañado, usando el muñón para mover las hojas hacia su boca mientras está colgada de los árboles.

Kesi es realmente un "chiquillo nacido en tiempos difíciles". Todos los orangutanes están enfrentando tiempos difíciles ahora; viven bajo el dominio del género humano y nosotros estamos destruyendo el mismo bosque que les ofrece seguridad y alimento."

Ayúdenos a asegurar el futuro de the Borneo Orangutan Survival Foundation >>


UN