WSPA ayuda a que alpacas y personas sobrevivan las bajas temperaturas en Perú

2.900 pacas de heno de avena proveerán alimentación para alpacas y ovinos mientras se recuperan los pastos de la zona.

2.900 pacas de heno de avena proveerán alimentación para alpacas y ovinos mientras se recuperan los pastos de la zona.

Las consecuencias del cambio climático son una realidad para 80.000 personas y 500.000 alpacas afectadas, además de 30.000 animales que murieron por las heladas temperaturas y tormentas de nieve que afectaron el sur de Perú el pasado agosto.

WSPA estuvo hace unas semanas en Cojata, distrito del departamento de Puno, cerca de la frontera entre Bolivia y Perú. La intervención de WSPA proporcionó forraje, vitaminas, minerales, antibióticos y entrenamiento a técnicos y voluntarios de 8 comunidades en bioseguridad y administración de estos tratamientos para sus ovejas y alpacas. Esta ayuda le permitirá a cerca de 30.000 animales y las familias que dependen de ellos como su único ingreso, aliviar el dolor, los malestares y resistir las extremas condiciones del clima.

En zonas donde la población depende de los animales como principal fuente de ingreso, el bienestar animal es aún más importante, ya que se convierte en una extensión del bienestar humano. Tal y como lo explica el Dr. Sergio Vásquez, Oficial Veterinario del departamento de Manejo de Desastres de la WSPA, “es importante que ayudemos a las alpacas como el medio de vida que son para los habitantes de Cojata, porque asegurando el bienestar de ellas, aseguramos también el de las personas”.

El 90% de la población del departamento de Puno, tiene como fuente de ingreso principal la venta de lana de la alpaca. Aunque su venta sea de solamente 4 soles ($2 USD) por libra de lana. Lo que significa que con 100 alpacas, la familia de 8 personas de Angela Condore vecina de Cojata, todavía intenta sobrevivir después de la pérdida de alpacas y crías por las bajas temperaturas. Para Angela, “Todo nos ha afectado, las crías se han muerto, todo en nuestro campo. (Las) Heladas, fríos, nevadas si nos han afectado”.

Todavía hoy, a pocas semanas de entrar el verano, las temperaturas en la noches alcanzan los -15C, lo que ha aumentado el índice de mortalidad de alpacas a un 20%. Con la ayuda de WSPA, según Víctor Díaz, Director de Planificación Agraria de la Dirección Regional Agraria de Puno, “…con esta ayuda de la WSPA, esperamos contribuir, a fin de aliviar la mayor mortalidad de alpacas que se viene produciendo en esta parte de la región”.

Las bajas temperaturas también han afectado el vecino país de Bolivia, en donde WSPA realiza labores. Más información sobre la intervención de Bolivia aquí.


blog comments powered by Disqus

UN